Juan José Romero

Trabajadores del Instituto de Capacitación para el Trabajo en el Estado de Guerrero (Icategro) pararon labores para denunciar que fueron despedidos de manera injustificada por parte de esa instancia, “porque quieren meter a más personas, con lo que afectan nuestros derechos laborales”.

Jazmín Patricia Tacuba Campos, trabajadora con cargo de chofer para esa instancia en Chilapa, refirió que el 3 de noviembre dio a luz a su hijo y le dieron su incapacidad; sin embargo, el 29 de noviembre internaron a su bebé para someterlo a una delicada operación en la Ciudad de México, y el 3 de diciembre recibió una llamada desde el área administrativa del Icategro para notificarle que estaba despedida.

“Entonces me pidieron que me presentara en oficinas centrales en Chilpancingo con mi abogado para que me informaran sobre lo que me darían como compensación, porque ya no dan liquidación”, dijo la quejosa, y agregó: “Para esa fecha yo seguía en México, porque la operación de corazón de mi hijo era muy delicada”.

Comentó además, que, por esa razón, días antes le había enviado un mensaje a la directora administrativa para pedirle un permiso y poder continuar atendiendo a su hijo recién operado que continuaba en hospitalizacion, “y ella me dijo que no sabía si me iban a volver a contratar, y me habló el 3 de diciembre para notificarme que ya no me iban a contratar”.

Agregó que por más que ha preguntado a qué se debe su despido, nadie le ha dado respuesta, “no me dan ninguna razón, aseguran que solo porque se acabó el contrato y ya no hay recursos para contratar”, por lo que pidió que se le de un nuevo contrato o que le expliquen a qué se debe que no quieran contratarla, “que me digan si falto al trabajo, si no cumplo con mi labor o por qué es, y no falta presupuesto porque vi los papeles de personal nuevo, y ya somos 8 despedidos porque quieren contratar a otras personas”.

Aseguró que a ninguno de los 8 trabajadores a quienes han despedido en las últimas semanas les han explicado a qué se debe, o si han fallado en el desempeño de sus funciones, “a mí me dijeron que mi permiso por maternidad se terminó el 26 de diciembre, y que me iba a presentar hasta el 9 de enero porque estaban de vacaciones, entonces yo no falte a trabajar, pero el 3 de enero me hablaron para decirme que ya estaba despedida”.

Los trabajadores afectados por los despidos, que calificaron como injustificados, pidieron la intervención de la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, “porque están en riesgo el resto de trabajadores, a quienes podrían despedir para meter a más gente”, finalizó.