Quienes están que no les calienta ni el sol, son los integrantes del grupo de Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, quienes fueron mayoriteados durante la sesión de Morena para nombrar los nuevos dirigentes.

Es por eso que quien fuera el presidente del Consejo Estatal de este partido, Luis Enrique Ríos Saucedo lanzó duras críticas al proceso de selección de la dirigencia, llamándolas desde vulgares hasta corrientes y sin ninguna preparación política.

La alianza entre el grupo de César Núñez y el de Félix Salgado Macedonio les dio los suficientes consejeros para ungir por unanimidad a Jacinto González Verona –del grupo de nuñista– como presidente del Comité Estatal de Morena.

Jacinto estará acompañado de Yesenia Salgado Xinol, del grupo de Félix, como secretaria general del CEE.

Como debía ser, el nuevo presidente de Morena en el estado ha lanzado la convocatoria a la unidad y la reconciliación.

Y ya adelantó algunas de las acciones que realizará con los comités distritales y municipales.

Lo cierto es que la chamba que le espera es mucha y poder unir a este movimiento se ve complicado, pues el distanciamiento del grupo de Pablo Amílcar es real y lo dijo Luis Enrique, de que no se va a sentar con la nueva dirigencia.

De quien solo realizó un pequeño show para ser integrado en alguna de las carteras, fue Galdino, quien demostró su debilidad dentro de este partido al ni siquiera permitirle la entrada a la sesión de este domingo.

Como ya se sabía, el Consejo Estatal de Morena está conformado por 90 integrantes, 45 hombres y 45 mujeres, quienes tomaron protesta durante esta sesión en conocido hotel de Chilpancingo.

Jacinto González Verona tendrá mucho tiempo para demostrar por qué fue electo presidente.