Enfoque Informativo

Los insultos verbales despiertan más actividad cerebral que los elogios y también persisten por más tiempo. De acuerdo a un estudio revela que nuestros cerebros tienden a fijarse en los eventos negativos más intensamente que en las cosas positivas y se conoce como “sesgo de negatividad”.

Sabemos que los insultos verbales duelen. Las palabras lanzadas con despecho o malicia pueden sentirse como una bofetada proverbial.

Ahora, una nueva investigación explica de alguna manera por qué las conmociones viscerales ante los insultos verbales persisten más que los elogios o los cumplidos.

Un equipo de investigadores en los Países Bajos exploró las reacciones emocionales de las personas ante el lenguaje hiriente mediante el registro de la actividad cerebral de los participantes mientras escuchaban los insultos que les lanzaban a ellos o a otros.

Si bien puede ser fácil ignorar un cumplido, un comentario sarcástico o un insulto hiriente pueden molestarnos durante días. Los insultos repetidos tampoco parecen perder nunca su aguijón.

“De paso, podemos obtener más información sobre la experiencia cotidiana de por qué algunas cosas continúan conmoviéndonos, mientras que otras no”, refiere.

Comprensiblemente, nuestros cerebros tienen mucho que procesar cuando escuchamos un insulto. En una fracción de segundo se tarda en recordar el significado de las palabras e interpretar rápidamente la situación social y las intenciones del hablante.

La investigadora del lenguaje Marijn Struiksma y sus colegas se preguntaron cómo responde nuestro cerebro al lenguaje ofensivo en comparación con los cumplidos y los hechos neutrales.

Struiksma y sus colegas colocaron electrodos en el cuero cabelludo de casi 80 participantes femeninas del estudio para determinar si los insultos verbales repetidos provocan respuestas fuertes que no desaparecen tan rápido como los cumplidos, y descubrieron que la reacción rápida de nuestro cerebro a los insultos no disminuye. con repetidas afrentas verbales.

Los investigadores encontraron que los insultos pronunciados por una persona ficticia desencadenaban breves ráfagas de actividad cerebral en la parte frontal del cerebro de los oyentes, independientemente de a quién se dirigía el insulto, a ellos mismos o a otra persona.

Estas respuestas muy rápidas, que según los investigadores son similares a una bofetada en la cara, no disminuyeron con el tiempo; las declaraciones ofensivas continuaron captando la atención del cerebro, generando grandes respuestas de similar magnitud, independientemente de la frecuencia con que se escucharan las invectivas.

Los insultos provocaron una mayor respuesta en la actividad cerebral que los elogios, y continuaron haciéndolo a lo largo de la sesión, mostraron los experimentos.

“Esto sugiere que cualquier aspecto de los insultos es responsable de captar una atención adicional”, ya sea el significado emocional de las palabras o el recuerdo de experiencias pasadas, algo que el estudio no pudo desentrañar, “lo hace de una manera muy sólida”.

Los investigadores calculan que el hecho de que los insultos aparentemente capturaron la atención del cerebro en 250 milisegundos es indicativo no solo de nuestra sensibilidad al comportamiento social indeseable, sino también de que nuestras reacciones a los insultos son algo automáticas.

Sorprendentemente, el equipo descubrió que nuestros cerebros también reaccionan a los cumplidos de manera estable, al menos a nivel eléctrico.

Las declaraciones positivas desencadenaron ondas de actividad cerebral más pequeñas que las punzadas de los insultos, pero no disminuyeron con el tiempo, como esperaban los investigadores. Eso habría indicado una especie de ‘saturación’ de las vibraciones positivas.

Es un recordatorio revelador de cómo nuestros cerebros tienden a fijarse en los eventos negativos más intensamente que en las cosas positivas, lo que se conoce como el sesgo de negatividad.