Enfoque Informativo

Si bien el carácter democratizador de las tecnologías contemporáneas viene cerrando las brechas de acceso a la conectividad, también es cierto que la carencia de computadora y de Internet fueron elementos que provocaron deserción escolar en los ciclos escolares 2019- 2020 y 2020-21.

De acuerdo con análisis de The Competitive Intelligence Unit, dado a conocer con motivo del próximo Día del Maestro, 35.2 % de los estudiantes inscritos careció de internet fijo en su vivienda, principalmente por sus limitados recursos económicos; un 74.1 %, por falta de infraestructura en su localidad, un 10.8 % por desinterés y 9.2 % por desconocimiento de uso.

Sin embargo, destaca que sólo un tercio, 33.3 %, contó con un dispositivo de uso exclusivo, 61.6 % lo compartieron con otras personas de su vivienda y 2.8 % tuvo que pedirlo prestado o rentarlo.

“Presisamente, la carencia de una computadora, otro dispositivo o conexión a Internet provocó la no conclusión del ciclo escolar 2019-2022 para 17. 7 % de los 265 mil estudiantes inscritos, pero que no concluyeron sus estudios. Mientras que ésta fue la razón para que 21.9 % de los 3.3 millones d estudiantes no continuaran inscritos en el año escolar 2020-2021”, destaca el documento.

En el análisis se recuerda que la Encuesta para la Medición del Impacto covid-19 en la Educación del INEGI contabilizó 32.9 millones de estudiantes entre tres y 29 años inscritos en el ciclo escolar 2020-2021; entre ellos 91.9% dispuso de un smartphone en el hogar, 64.8% con conexión a internet fijo, 36.5% de una computadora portátil y 20.5% de una computadora de escritorio y 21.2% de una tablet.

También reporta que durante el ciclo escolar 2020- 2021 se utilizaron en lo principal smartphones en 64.3 % del total de estudiantes inscritos, computadoras portátiles, 18.0%, y de escritorio 6.5 %, para las actividades escolares o el aprendizaje a distancia.

Para hacerse de uno de estos dispositivos, esenciales para la educación digital, 45.3 % tuvo que realizar un gasto no contemplado para comprar un smartphone, 41.9% para contratar el servicio de internet fijo, 22.7 % para comprar una computadora y 8.1 % para adquirir una tablet.