Enfoque informativo

Las escuelas en todo Estados Unidos han incrementado la seguridad como medida de precaución después del asesinato de 19 niños y dos maestros en una institución de Texas.

En Connecticut, donde el tiroteo en la Escuela Primaria Sandy Hook en 2012 dejó 20 alumnos de primer grado y seis educadores muertos, la policía estatal dijo que enviaría soldados adicionales a las escuelas el miércoles, aunque no se recibieron amenazas específicas.

“Este asalto a los más inocentes de nuestros ciudadanos es profundamente perturbador y desgarrador”, dijo el Coronel de la Policía Estatal de Connecticut, Stavros Mellekas, en un comunicado.

“En este momento, nuestro enfoque será proteger a todas las poblaciones escolares, aquí en nuestro estado”.

Las escuelas en Washington, D.C., Atlanta, Virginia, Maryland y Florida también se encontraban entre las que aumentaron la seguridad y ofrecieron asesoramiento.

“Anoche, abracé a mis dos hijos un poco más fuerte”, dijo el alcalde de New Haven, Justin Elicker, en un comunicado. “Esta mañana, les di un beso extra antes de enviarlos a la escuela… ¿Cuántos más deben morir en nuestras escuelas, en nuestros supermercados y en nuestras calles antes de que el Congreso actúe para abordar esta carnicería?”.

El hombre que mató a 19 niños y dos adultos en una escuela en Texas compró sus armas legalmente días antes de la masacre y poco después de cumplir los 18 años, informaron autoridades el miércoles.

COMPARTIR