Por Enrique Silva M.

Para muchos ha resultado sorpresivo darse cuenta de la instalación de nuevos parquímetros sobre la Costera Miguel Alemán, mismos que entrarán en operación formalmente el próximo mes de abril y según se sabe instalarán más de ellos en otras calles y avenidas reemplazando a los vetustos aparatos que vienen funcionando desde hace años. Si esto lo vemos como parte de una modernización que se pretende de la ciudad podríamos entenderlo, al igual que si se trata de eficientar una recaudación para el municipio, pero de la mano de los nuevos aparatos debe venir una campaña de cultura vial y de asumir responsabilidades la autoridad, es decir, si te cobran por estacionarte en la vía pública pues que te garanticen que nada le pasará a tu vehículo o que no tengas que pagar también una cantidad a acomedidos que te advierten que si no les das una propina, a tu vehículo le puede pasar algo…claro sin importarles si le pusiste o no monedas al parquímetro.

Una medida que se debiera aplicar si lo que se busca es el orden, es recurrir a la instalación de las conocidas “arañas” a los vehículos que sean estacionados en lugares prohibidos, doble fila o que no aporten a los parquímetros, otra también cada vez más necesaria es destinar bahías de estacionamiento para motocicletas donde puedan estar seguras y para que no tengan que ser estacionadas sobre las banquetas o ante el riesgo de ser tiradas, hoy día las ciudades modernas cuentan con ese tipo de espacios y en los cuáles también los propietarios de los vehículos de dos ruedas aportan.

Las medidas de modernización son necesarias e importantes para una ciudad o destino turístico como el nuestro en pleno relanzamiento, pero no se deben quedar a medias porque si no es dinero tirado a la basura o queda como una ocurrencia. Acapulco requiere acciones integrales donde la autoridad se haga valer como tal y ponga el ejemplo.

COMPARTIR