Juan José Romero 

Tras registrarse como aspirante a la titularidad de la Fiscalía General de Justicia, Ramón Almonte Borja, ex secretario de seguridad del gobierno estatal, aseguró que no tiene conflicto de intereses, además de que no está vinculado a ninguna carpeta de investigación.

Lo anterior, luego de que en diversas ocasiones los estudiantes normalistas de Ayotzinapa han protestado para advertir que no permitirán que Ramón Almonte, quien era secretario de Seguridad Pública cuando se registró el desalojo violento en la  Autopista del Sol, sea el nuevo fiscal de Guerrero.

Cabe mencionar que en esos hechos violentos del 12 de diciembre del 2011, durante la administración de Ángel Aguirre Rivero como gobernador del estado, dos estudiantes normalistas; Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverria de Jesús perdieron la vida, por lo que los normalistas insisten en que no permitirán que ocupe ese cargo.

Al respecto, el ex funcionario estatal puntualizó que no está impedido para ocupar ese cargo, no hay conflicto de intereses, y su nombre no está vinculado a ninguna carpeta de investigación hasta el momento.

Se dijo respetuoso de las opiniones de los normalistas, pero insistió en que ha sido investigado por varias instancias y no se Le ha demostrado ninguna responsabilidad en esos hechos de diciembre del 2011, “las protestas son un derecho que tenemos todos los mexicanos”.

“Soy hombre de izquierda, soy luchador social, participe en innumerables movimientos sociales, no sería yo quien ofenda a los grupos vulnerables”, sostuvo el aspirante  Fiscal General del Estado. Por: Juan José        Romero