Guillermo Hernández

No todos son juguetes bélicos, eléctricos o de última tecnología, Hipólito Ramírez Bustamante, ofrece productos de madera elaborados por él mismo a costos accesibles.

Carpintero de oficio de la colonia Revolución, cada año, en este día especial a temprana hora se instala sobre la calle Reforma, con paciencia coloca los roperos, alacenas y sillas en miniatura esperando que los reyes magos compren su producto que construye desde un mes antes.

Don Hipólito, contó, que dedica varios días a cortar la madera, utilizando las herramientas más pequeñas y que los trazos marcan cortes precisos para que al momento de unir la madera con clavos y pegamento mantengan firmeza y así poder vender un mueble de calidad.

Recordó, que anteriormente las niñas y niños se divertían con juguetes de madera, carros, trailers, trompos, yoyos, “sin embargo, hoy todo es de plástico y eléctrico ya son pocos los que buscan juguetes de madera”, dijo.

Aún con todo ello, el carpintero vende sus productos y este año confía en que haya más venta para este tipo de juguetes recordando que lo que se hace a mano, se hace también con cariño.