Por: Juan José Romero

Ese giro comercial dejó de vender sus productos a pesar de que el Ayuntamiento asegura que hay refuerzo de seguridad

Luego de los homicidios de distribuidores de pollo en las últimos días, este domingo los locales amanecieron cerrados todos donde se vende este producto, por lo menos en los tres mercados principales de Chilpancingo.

Durante un recorrido por los centros de abasto popular, se pudo evidenciar que los locales donde se expende pollo permanecen cerrados, luego de que el pasado 6 de junio fue asesinado en el mercado central de Chilpancingo, a plena luz del día, un distribuidor de ese cárnico, posteriormente, el 7 de junio también fue ultimado a balazos otro distribuidor de pollo en la entrada de ese mismo mercado, el Baltazar R. Leyva.

Este sábado, 11 de junio, 6 personas fueron asesinadas y una quedó herida de gravedad durante un ataque armado a una granja avícola en la localidad de Petaquillas, comunidad perteneciente al municipio de Chilpancingo, entre las víctimas se encontraba una menor de edad, por lo que los expendedores de pollo en esta capital decidieron no exponerse y cerrar sus locales.

La noche de ese mismo sábado, la presidenta municipal de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, emitió un comunicado en sus redes sociales personales y en las oficiales del ayuntamiento capitalino, para informar a la ciudadanía que solicitó el refuerzo de seguridad a la gobernadora Evelyn Salgado Pineda y a las autoridades federales, para brindar protección a los chilpancingueños.

La alcaldesa aseguró en ese mismo comunicado que su petición fue atendida y que se garantizó el reforzamiento de la seguridad para el municipio, “para velar por la tranquilidad de las y los chilpancingueños”, del mismo modo anunció que solicitó a la Fiscalía General del Estado que realice las investigaciones correspondientes para dar con los responsables de los homicidios en contra de los comerciantes de pollo, y que se les aplique la ley, “porque la confianza se devuelve con cero impunidad y castigo a los culpables de los hechos delictivos de los últimos días”.

Agregó que “lo que hoy vivimos es consecuencia del pasado, pero lo vamos a enfrentar como hemos enfrentado las distintas problemáticas, con estrategia, con convicción y valor y que no les quede duda que vamos a regresar la paz y tranquilidad a Chilpancingo”.

Posteriormente, dio inicio un operativo de vigilancia y prevención del delito con recorridos por toda la ciudad, en el que participaron elementos policíacos de los tres niveles de gobierno.

A pesar de ese refuerzo, los expendedores de pollo decidieron mantener cerrados sus locales por considerar que no hay garantías para continuar con su trabajo, y algunos consumidores de los mercados locales dijeron tener miedo de acudir a realizar sus compras, “pero tenemos la necesidad de comprar lo necesario para la casa, y ahora vamos a buscar alternativas de alimento porque pollo definitivamente no hay en ningún lado”.