Juan José Romero

  • El excandidato insistió que hasta ahora nadie se ha acercado para platicar; espera la operación cicatriz

“Poco abona a la unidad la cerrazón de quienes hoy son cabezas de grupo al interior del PRI”, consideró el ex candidato a la gubernatura por la coalición  PRI-PRD, Mario Moreno Arcos.

El también ex alcalde de Chilpancingo manifestó que la circunstancia en que se dio el relevo de la dirigencia estatal,  “no abona, yo creo, ya lo hicieron a Alejandro a Pili (Pilar Badillo) les deseo la mejor de las suertes”, dijo el priista.

En entrevista, apuntó que esta valorando y esperando la “operación cicatriz que dicen que van a hacer”, expuso.

“Ojalá que esa cicatrices no queden tan profundas como para que no haya posibilidad de resolverlas o de sanarlas o que vayan a ampliarse más”.

Reiteró que hasta el momento nadie de su partido lo ha buscado luego de que no se dieron las circunstancias para participar en la contienda interna por la dirigencia del tricolor, y aseguro no tener ninguna comunicación ni con la dirigencia estatal ni con la nacional que encabeza Alejandro Moreno, con el cual dijo ya había platicado.

“Esperare unos días a ver que pasa, tampoco estoy dolido, sentido, no pero también tengo que analizar mi proyecto de futuro para mi”, sostuvo.

Mencionó que pese a que ya hubo un encuentro con el ahora dirigente del PRI, Alejandro Bravo, solo lo saludó,  “como saludas a Juan Pérez”.

Moreno Arcos dijo además que dependiendo de como se vayan dando las cosas, analizará la posibilidad de migrar a otro partido político ante la invitación que le han hecho prácticamente todos los partidos políticos, incluido el partido en el poder.

Insistió que esperará que las heridas abiertas aún, en vez de sanarlas “vayan a quererles echar limón, sal para que se puedan hacer todavía más grandes, más profundas”, comentó.

Su permanencia en el tricolor dijo el también ex diputado federal, será una vez que haya acuerdos y que haya una atención la cual considero se ha perdido totalmente, porque no ha habido ninguna atención para su persona sino para muchos que dijo están dolidos y ofendidos con lo que pasa en el PRI.

“Y creo que debe hacerse una operación para evitar que se siga desgajando esto”, enfatizó.

Consideró que debido a las circunstancias que vive el tricolor, existe una gran posibilidad que haya fugas masivas de militantes del PRI.

“Conmigo se ha acercado mucha gente diciéndome que tienen la intención de abandonar del PRI, yo les he hablado que seamos prudentes cuidadosos que hay una apertura de los dirigentes, que no son los lideres del partido, entonces hay que aguantar”, expresó.

Consideró que se puedan construir buenos escenarios y se dijo confiado en que no haya una cerrazón de quienes dirigen al PRI que pueda llevarlo a un “desgajamiento” o desprendimiento mayor en su partido que los lleve a ser un partido no con el peso que tuvo en la pasada elección al perder a muchos de sus militantes, indico.

¿Con el ex gobernador Héctor Astudillo ha platicado?, se le cuestionó.

-“Yo tengo una amistad con Héctor Astudillo, en buenos términos a la mejor con una apertura de parte de el yo no tengo nada en contra de él”, recalcó

COMPARTIR