Por Juan José Romero

Las autoridades municipales incumplen con las medidas de protección, por omisiones en medir la calidad del aire.

Ante la severa crisis ambiental por la contaminación del aire en Chilpancingo y Acapulco, producto de los incendios forestales, el ambientalista Octavio Klimek Alcaraz, consideró que las autoridades municipales incumplen con las medidas de protección, por omisiones en medir la calidad del aire.

De acuerdo con el último registro de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, en el estado ocurren, durante este jueves, 40 incendios forestales, solo cinco de los cuales se mantienen controlados.

Klimek Alcaraz consideró que, como una medida preventiva por de las autoridades de ambos municipios, deben estar conectados a la red de monitoreo de la calidad del aire de la Ciudad de México.

“Deberíamos estar monitoreando el estado de la calidad del aire; suponemos que hay muchas partículas suspendidas, se ve por el humo, pero no tenemos estaciones que nos indiquen la gravedad del asunto”.

Ante la crisis, la Secretaría de Salud ha recomendado el uso del cubrebocas, no llevar actividades al aire libre.

Por su parte, la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), ordenó la suspensión de las actividades escolares para los niveles de preescolar y primaria.

En este sentido, el también ex secretario del Medio Ambiente del estado, dijo que una de las responsabilidades de las autoridades municipales, como norma, es que en las ciudades, medianas y grandes, se cuente con un monitoreo permanentemente de la calidad del aire.

“Estamos tomando las decisiones con muy poca claridad de qué tan mal estamos porque no vemos la calidad del aire, que por norma la autoridad municipal está obligado hacer”.

Posterior a los efectos de los incendios, el estado está perdiendo los servicios de amortiguamiento, porque los suelos se quedan desnudos y provocan escurrimientos durante la temporada de lluvias, y consecuentemente, las inundaciones.