Por Juan José Romero

A las mujeres no se les toca, dijeron las mujeres familiares de víctimas de violencia intrafamiliar, desaparición forzada y feminicidios.

Durante su participación en el IV Tribunal de Conciencia por los Derechos de las Mujeres “Mi Voz Honrará tu Memoria”, en el marco del día internacional de la mujer, Mujeres de diferentes municipios indígenas de Guerrero exigieron un alto a la violencia feminicida.

Varias organizaciones, entre las que se encuentra Colectivo Luciérnaga de La Montaña de Guerrero, demandaron de las autoridades mayor efectividad en la atención y solución de casos de violencia contra mujeres indígenas.

“Es muy caro acceder a la justicia para las mujeres indígenas. No hay suficiente personal en la única agencia especializada de La Montaña para atender a las víctimas, y los delitos contra ellas siguen impunes”, denunció Neil Arias Brito, defensora de los derechos de las mujeres indígenas e integrante de Tlachinollan.

Explicó que en esa región de Guerrero solo hay una agencia especializada para la atención de los 19 municipios, “no hay suficiente personal, ni insumos para realizar las investigaciones, se han tardado hasta un año para hacer análisis de celulares, imagínate para el resto de trabajos”.

La abogada y activista mencionó que, en tiempo de pandemia se quedaron varios casos estancados y siguen sin atenderse, porque hay más de 60 casos de violencia contra mujeres del 2021 hasta la fecha que son delitos graves y no se han resuelto, “de ellos 19 casos son feminicidios y les estamos dando seguimiento y acompañamiento a los familiares de las víctimas”, y agregó que también tienen el registro de 60 indígenas desaparecidos, de los cuales 16 son mujeres y son 6 niños.

Por su parte, el director de Tlachinollan, Abel Barrera, denunció que, así como en las ciudades de mayor densidad poblacional, ya hay más registros de feminicidios y de desapariciones, en municipios indígenas con poca población y muchos de ellos sólo hablantes de lengua original hay más casos de ese tipo de delitos.

En este marco, lamentó que las autoridades “a la voz de las mujeres indígenas no le creen y hasta culpan a las mujeres de ser víctimas de violencia”.

Por esa razón, dijo, las familias deben “entrarle a la búsqueda de desaparecidos, cuando es un deber de las autoridades”, pero no tienen otra opción ante la inoperancia de varias instituciones.

Reconoció a las mujeres que acudieron al encuentro para dar a conocer sus casos, “son mujeres que hablan su lengua original, con muchos miedos, “pero están decididas a ser escuchadas”.

En el pleno de denuncia abordaron la desaparición de Aurelia “N”, desaparecida de Cochoapa en Grande, quien fue casada por convenio con Santiago Esteban Lorenzo, quien fue asesinado por desconocidos.

El padre de Santiago Esteban era director de seguridad del ayuntamiento de Cochoapa el Grande, quien mandó detener a Aurelia, “la encarcelaron y la golpearon, le quitaron a sus hijos de 6 meses, 4 y 5 años de edad”, narró Neil Arias.

Cuando interpuso la denuncia por la violencia que sufrió, las autoridades no le dieron las medidas de seguridad, y fue desaparecida, quedando sus tres hijos sin padre y ahora sin madre, hechos sucedidos a mediados del 2022.

COMPARTIR