Enfoque Informativo

La Alianza por la Solidaridad ha alertado sobre las consecuencias de las temperaturas extremas alcanzadas en los últimos días en la India y que ascendieron hasta los 62° en la tierra y casi 50° en el aire.

Esta situación ha dejado, según la ONG, daños que afectan a mil millones de personas, ya sea por impactos en la salud o en cultivos y animales domésticos fundamentales para la subsistencia.

La organización recuerda que en India, el 7 % de la población vive en extrema pobreza y el cambio climático está aumentando este porcentaje de forma acelerada.

Este reciente aumento de las temperaturas ha afectado especialmente al norte del país, en Uttar Pradesh. Allí trabaja, desde 2020, Alianza por la Solidaridad-ActionAid con proyectos relacionados con la mejora de la subsistencia, a través de cultivos o de pequeñas granjas que ya se vieron afectadas el pasado febrero por lluvias torrenciales y granizo fuera de temporada.

En marzo y abril, sin embargo, la temperatura promedio fue la más alta registrada en 122 años, según el Departamento Meteorológico de India. Y mayo ha comenzado con una ola de calor.

“Estoy muy triste porque, debido al aumento extremo de la temperatura en nuestra área, una cabra bebé que nació hace poco tuvo diarrea y murió, y para nosotros era muy importante que saliera adelante”, explicó Meena, del pueblo de Durgapur, en el distrito Jhansi.

“Hemos salvado a nuestros pollos de la muerte por calor con nuestra propia ropa y cobertizos de madera que hay en el pueblo. Tenemos que evitar como sea que se mueran, pero también protegernos nosotros”, añadió Rajoo Bai, en el pueblo Dawani de Lalitpur.

“Este verano, el agua subterránea está disminuyendo día a día y nuestras fuentes de agua, como la bomba manual y el pozo, tienen un nivel muy bajo, así que no podemos regar las verduras y la producción será baja y afectará a los ingresos que tenemos para vivir”, explicó Bhagwati, en una aldea de Salat Mahoba.

Estos testimonios, son una muestra de la angustia de millones de campesinos y campesinas que ven cómo sus esfuerzos por adaptarse al cambio climático no son suficientes ante la virulencia de sus impactos.

A nivel internacional, el último informe del IPCC (Panel Intergubernamental en Cambio Climático) señala que no se está financiando esa adaptación tal como sería necesario. A ello se suma que deberían compensarse los daños y pérdidas que el cambio climático está generando en quienes no lo han provocado.

El Gobierno indio es uno de los que han reclamado en las últimas cumbres climáticas mundiales un fondo destinado a pagar estos perjuicios. Algo que, de momento, sigue sin ser una realidad.

COMPARTIR