Enfoque Informativo

  • La relación entre el uso disfuncional de Internet, la depresión y la conducta suicida ha sido contrastada en diversos estudios ¿Cómo se vinculan? 

Un estudio realizado en 2022 ha querido analizar la relación entre el uso problemático de Internet, la depresión y la ideación suicida en los adolescentes como consecuencia de la pandemia que azotó al mundo en 2020.

Una de las conclusiones es que la salud mental de nuestros jóvenes se ha visto considerablemente deteriorada. En consecuencia, ha aumentado el número de casos reportados de trastornos del sueño, de conducta y de emociones cuya valencia es intensamente negativa, como la soledad, el miedo o la tristeza.

La realidad es que ni el confinamiento ni el aislamiento social decretado por el gobierno ayudaron a la salud mental de los jóvenes. Cabe destacar que sí ayudaron a evitar la propagación del virus SARS-CoV-2. En este sentido, el confinamiento abocó a los adolescentes a relacionarse digitalmente a través de apps para comunicarse y así disminuir su soledad.

Uso problemático de internet

La utilización desadaptativa de esta herramienta puede producir alteraciones nocivas en la salud y el bienestar. Así, uno de los segmentos de la población más vulnerable son los adolescentes. Además, si estos se encuentran cursando estudios universitarios, su vulnerabilidad a padecer problemas de salud mental aumenta, factor que puede entenderse debido a la alta digitalización que están adquiriendo las enseñanzas superiores.

El confinamiento supuso un incremento de casi el doble de casos de uso disfuncional de Internet. Tras la pandemia, entorno a la mitad de los jóvenes reportó sentirse más dependiente de los recursos de internet y casi dos de cada diez manifestó haber aumentado el número de horas destinadas a navegar por la web. Además de ser una herramienta útil en el trabajo, internet se convirtió en la única fuente de contacto interpersonal con el exterior.

Depresión y suicidio

Las tasas de prevalencia de la depresión se condensan en la adolescencia. La prevalencia alude al número de casos de un trastorno en un momento determinado. Es decir, los adolescentes tienen un riesgo superior de padecer depresión en comparación con los adultos. De hecho, existen estudios que elevan el porcentaje de síntomas depresivos en adolescentes hasta el 60 %.

En este sentido, cabe destacar que se dan diferencias en la presentación de los síntomas depresivos en función del sexo. Mientras que el sexo femenino tiende a presentar sintomatología depresiva más intensa, el masculino muestra una tasa de conductas suicidas superior.

Uso disfuncional de Internet y conducta suicida

Los factores que guardan una relación más significativa con el uso disfuncional de Internet son los síntomas depresivos y de ansiedad. Es decir, cuando nos sentimos tristes o ansiosos y para afrontar nuestro malestar emocional hacemos uso de internet, este uso se vuelve disfuncional. Además, utilizar Internet desde este punto de partida de malestar puede llegar a multiplicar por dos nuestros síntomas depresivos y ansiosos.

Bajo el paraguas del término “conducta suicida” se engloban tanto la ideación suicida, es decir “pensar en suicidarse”, como el suicidio consumado. Pero también se incluyen aquí los intentos de suicidio o el hecho de comunicar los deseos de suicidarse. La relación entre la ideación suicida y el uso disfuncional de internet ha sido contrastada en distintos estudios para la población adolescente.

Por otra parte, también se han encontrado asociaciones entre el estrés que supone cursar una carrera universitaria y los niveles de depresión. Si a este factor le añadimos el aislamiento social originado como consecuencia del confinamiento durante la pandemia del 2020, podemos observar que el número de casos de depresión ha aumentado gradualmente.

Los adolescentes, al partir de un tono emocional negativo, con sintomatología depresiva y hacer uso de Internet con el objetivo de disminuir su soledad y sus emociones de valencia negativa se encuentran en una posición óptima para el desarrollo de un cuadro depresivo con conductas suicidas acompañantes.

Además, se han publicado investigaciones que subrayan una relación directa entre padecer un trastorno depresivo y el hecho de desarrollar una adicción a la web como consecuencia del uso problemático de Internet. Ambas entidades (la depresión y la adicción) se retroalimentan y se potencian mutuamente.

COMPARTIR