Enfoque Informativo

  • Según el INEGI, 4 de cada 10 madres mexicanas son económicamente activas. Por otra parte, un estudio revela que los beneficios más valorados por las madres mexicanas son: modelos de trabajo híbridos, más flexibilidad horaria, apoyo en estancias infantiles, seguro de gastos médicos

Este 10 de mayo, se celebra el Día de las Madres. En México, en 2020, había 35 millones 221 mil 314 madres; de esta cifra, 41 % estaba económicamente activa, según datos del INEGI.

“La maternidad no solo confiere a la mujer la responsabilidad de crianza, sino que también cambia en cómo se percibe a la mujer en la sociedad y en su lugar de trabajo”, indica la doctora Luz María Velázquez, docente de Ética y Equidad de Género de la Escuela de Humanidades y Educación del Tec de Monterrey.

Cabe señalar que este sector de la población tiene diversas ocupaciones. Así, 63 % reportaron ser empleadas u obreras, 26 % trabajar por cuenta propia, 4 % se identificó como ayudantes con pago y únicamente 3 % reportaron ser empleadoras, señala el INEGI.

Las mujeres buscan, cada vez más, la proyección profesional y personal que les permita ejercer una posición relevante en la empresa u organización en la que se desempeñan.

“Precisamente, el reto para las empresas consiste en identificar y ofrecer apoyos para que las mujeres trabajadoras obtengan, además de la deseada estabilidad económica, la estabilidad emocional que es igual o más importante”, explica Felipe Cuadra, especialista en desarrollo organizacional y CXO de Rankmi, plataforma world class que apoya a las empresas en su gestión de talento.

En México, la Ley Federal del Trabajo en el Artículo 170 Párrafo II menciona que las madres trabajadoras tienen derecho a seis semanas de descanso antes y seis semanas después del parto, con goce de sueldo al 100 %, pero una vez que terminan deben regresar a laborar; es ahí cuando, por lo general recurren a un familiar, una cuidadora o una estancia infantil.

Además, el INEGI indica que 29 % de las mujeres son viudas, separadas, solteras o divorciadas, por lo que la organización familiar es más compleja.

Para muchas mujeres profesionistas, su vida cambia completamente cuando se convierten en madres y deben encontrar ayuda para cuidar a uno o varios hijos, con el fin de mantenerse enfocadas en su trabajo y seguir dando resultados.

Al respecto, la doctora Velázquez señala que una característica de las madres trabajadoras es el cansancio, y éste es un reto de salud pública para todas y todos. “No debemos de idealizar esta figura de la madre que aguanta todo”.

Debido a lo anterior es fundamental para las organizaciones entregar apoyos que les permitan mantener su nivel de “performance” y disfrutar su maternidad.

Finalmente, en México, cinco de cada 10 madres de familia han rechazado alguna oferta laboral por algún tema relacionado a la maternidad, según la encuesta OCCMundial.