Jorge Nájera

Estamos a días del cambio de gobierno tanto municipal como estatal, y con esto, viene la renovación del gabinete que formará parte de la nueva administración.

Se escuchan nombres, nombres y más nombres, la mayoría de estos con mucha pena lo digo, son los mismos de siempre, muchos que ya han estado en cargos públicos pero que no hicieron nada extraordinario durante su periodo, también hay caras nuevas, algunas que preocupan ya que cuentan con carpetas de investigación por diferentes delitos por parte de la Fiscalía General del Estado.

Insisto y recalcó con mucho énfasis, los favores de campaña no pueden seguir siendo cobrados con puestos, sé que en política favor con favor se paga, pero no se puede pretender un gobierno diferente cuando tus acciones son las de los mismos gobiernos pasados, aquel que llega cobrando favor, lógicamente viene con la idea de recuperar lo invertido y ganar más y más, rompamos ya eso que gobierno tras gobierno nos viene haciendo mucho daño.  

El reto que tiene el próximo gabinete no es nada fácil, la crisis que se vive debido a la incapacidad de los que hoy están, al pésimo manejo de recurso y mayormente a la corrupción que vivimos, requiere de una gran capacidad de actuación para poder generar resultados.

Hoy se necesita gente con liderazgo, que sepa trabajar en equipo, que sepa comunicarse, que sepa generar acuerdos, que no sea de mente pequeña, que entienda que el éxito es personal pero que trabaja para una sociedad, que sea un ciudadano comprometido con una verdadera convicción para servir y sobretodo que sepa dar resultados.

Hoy es importante tener claro cuál es el proyecto de quien va a gobernar, tener esas convicciones fijas de hacia dónde se quiere llegar y para que esto se pueda lograr es de suma importancia tener un equipo apto que individualmente pueda llevar a cabo correctamente las funciones a desempeñar.

No se puede olvidar que existe la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, la cual todos se la pasan por el arco del triunfo, eso hoy ya no podemos permitirlo.

Recalco, ocupamos ciudadanos con nuevas propuestas, se debe dar paso no sólo a nuevos tipos de política sino confiar también en la juventud, nosotros somos el futuro de nuestra gente, es claro que contamos con gente capaz que han hecho su parte por impulsar a nuestro estado, sin embargo valiera la pena considerar dar paso hacia el futuro, permitiendo que gente capaz, con ahínco de salir adelante, de lucha realista, con nuevas ideas, con energía.

Además la historia nos ha demostrado que llevando a cabo las mismas prácticas con la misma gente no llegamos a nada nuevo, no contamos con ningún avance sino sólo más retrocesos.

Al final de todo cuando un gobierno fracasa como los que hemos tenido últimamente, no lo sufre el político, lo sufrimos los ciudadanos. ¿Me equivoco? ¡El Cambio es Hoy! 

COMPARTIR