El documental en el que se retrata la vida del futbolista brasileño, ‘Neymar: El caos perfecto’, acaba de estrenarse en la plataforma Netflix. En la producción se hace un repaso sobre la trayectoria del jugador del PSG, desde sus inicios en Brasil hasta su fichaje por el Barcelona y después por el PSG. Además, quedaron documentadas sus decepciones y alegrías con la selección brasileña, con la que logró el oro olímpico en 2016. Aquí te dejamos un recuento con las mejores declaraciones del documental.

Fichaje por el PSG

“Mi hijo no se fue del Barcelona por voluntad mía. Estaba en su zona de confort y quiso salir de ella. Se había fijado una meta. ‘Quiero correr ese riesgo’, me dijo. Neymar nunca quiso ser mejor que Messi, no era por salir de su sombra. En realidad, Neymar adora a Messi”, explica Neymar Da Silva.

“Le dije lo que pensaba como amigo, y que no estaba de acuerdo”, apunta Suárez, mientras que Messi asegura en la cinta no conocer el motivo de su adiós: “No sé bien cuál fue la razón del cambio y nunca nos la contó tampoco”.

Remontada contra el PSG

“Perdimos y pasaron tres semanas hasta que jugamos la vuelta. La primera semana fue horrible porque estábamos enfadados. La semana del partido, la gente se puso las pilas. Supe que íbamos a pasar”, cuenta Ney.

“Empezó el partido y empezaron a pasar cosas. Nos fuimos al descanso 2-0 y dije: ‘Es nuestro’, continúa mientras ve imágenes del partido. Incluso creyó en le milagro tras el gol de Cavani, que era el momentáneo 3-1. “Podemos hacerlo, lo conseguiremos. Teníamos todo en contra, pero teníamos fe”.

“Sentí una sensación única de alergia y felicidad, fue uno de los mejores días de mi carrera, por eso me hice este tatuaje (señala a la pierna): 1%de suerte, 99% de fe”.

Charla tensa con su padre

Después de referirse al episodio en el que fue acusado de violación, causa que terminó archivada, el documental emite una tensa conversación entre Neymar y su padre. Así es la charla:

Padre de Neymar: “Quiero que entiendas que no tienes que correr más riesgos. Lo que quiero decirte es que si te pasa algo, mi principal preocupación es que todo nuestro esfuerzo por construir tu imagen se pierda. No puedo estar siempre a tu lado. Antes lo hacía y te gustaba, ahora quieres que no esté. Sin embargo, alguien debe protegerte. Antes lo había, pero ya no es el caso. ¿Por qué? Porque Neymar empezó a decir: “Venga ya, es mi vida, ya no soy el niño de papá. Mi padre no controla mi vida. Yo no pretendo eso. Han acusado a mi hijo de violación. Seré molesto, pero te protejo”.

Neymar: “Ya, pero no estoy de acuerdo con cómo hablas con la gente. No me refiero a lo que acaba de pasar. Es en general, no estoy de acuerdo. A veces eres demasiado agresivo. Sé que le pasa a todo el mundo, mis amigos, guardaespaldas, empleados. Ese es el problema, pero no pasa nada. Sólo quiero decir que yo no hablaría así. Si me equivoco, quiero un debate sano. Intento divertirme, pero no puedo. Esa es mi batalla, mi batalla conmigo mismo. Dices que hago muchas cosas, por eso”.

Padre de Neymar: “Esa es una opinión. Me voy, Neymar. Me estás gritando”.

Neymar: “Este es un ejemplo. Te llevo la contraria y no te gusta que te contradigan. No me gustan estas charlas contigo, pero hay que hablar. Prefiero acatar lo que dices. Lo acato todo para no crear conflictos”.

Padre de Neymar: “Qué fea es la arrogancia”.

Neymar: “No me va el conflicto”.

Padre de Neymar: “¿A que es fea? ¿Sabes lo que significa arrogancia? Cuando no escuchas. Dices: ‘Esa es mi opinión’. Te pido que seas humilde. Cuando veo que ya no me escuchas, me preocupo. Cuando no escuchas a nadie, caes en trampas. Te tienden trampas todos los días. No quiero llorar, tío. He llegado hasta aquí. En diez años, se acabará tu carrera, habremos hecho nuestro trabajo. Yo descansaré y tú te harás cargo de todo lo que hemos construido. Sin dolor, sin sufrimiento, estoy seguro de que, si llegamos a la segunda mitad de tu carrera…”

COMPARTIR