Enfoque Informativo

Científicos del Instituto Riken de Japón han descubierto un tipo de muerte celular desconocido hasta ahora y que tiene lugar en los intestinos de la mosca de la fruta común, un hallazgo que obligará a revisar lo que se sabía de este proceso biológico.

El equipo, dirigido por Sa Kan Yoo, del Centro de Investigación de la Dinámica de los Biosistemas (BDR) de Riken, cree que el nuevo proceso, al que han llamado “erebosis”, desempeña un papel en el metabolismo intestinal.

Los hallazgos, publicados hoy en “PLOS Biology”, dan un vuelco a la teoría vigente hasta ahora sobre la homeostasis o autorregulación de los tejidos en el intestino y obligan a revisar el concepto convencional de muerte celular.

Como en la piel, las células del intestino mueren y son constantemente sustituidas por otras nuevas, un proceso denominado “recambio” que ayuda a mantener el equilibrio (homeostasis) en el crecimiento y la renovación de tejidos.

La teoría del recambio en los intestinos sostiene que las células viejas o dañadas mueren mediante un proceso llamado apoptosis o “muerte celular programada”, que es uno de los tres tipos de muerte celular reconocidos actualmente.

Pero los hallazgos de esta investigación cuestionan esta suposición y aportan pruebas de un segundo tipo de muerte celular programada que podría ser específica de los intestinos.

El descubrimiento se produjo por accidente. Los investigadores estaban estudiando en moscas de la fruta una versión de “Ance”, una enzima que ayuda a reducir la presión arterial, cuando observaron que la expresión de “Ance” en el intestino de la mosca era irregular y que las células que la contenían tenían características extrañas.

Los autores descubrieron que esas células eran muy oscuras y carecían de membranas nucleares, mitocondrias y citoesqueletos, y a veces incluso de ADN y otros elementos celulares necesarios para que las células sigan vivas.

El proceso era tan gradual y distinto a la muerte celular que se observa en la apoptosis, que se dieron cuenta de que podría ser algo nuevo.

Los autores concluyeron que el nuevo tipo de muerte celular está relacionado con el ‘recambio’ en los intestinos y bautizaron al proceso como erebosis, de “erebos”, que significa “oscuridad” en griego, porque las células moribundas se ven oscuras por el microscopio.

Para demostrar que la “erebosis” es un nuevo tipo de muerte celular, realizaron varias pruebas. Los investigadores intentarán determinar ahora si la “erebosis” existe tanto en el intestino humano como en las moscas de la fruta.

COMPARTIR