Juan José Romero

  • Por los actos vandálicos se hizo la denuncia correspondiente, señaló Raymundo Casarrubias Vázquez, presidente del Tribunal de Justicia

Entre 800 mil y un millón de pesos, costará reparar los daños que normalistas de Ayotzinapa hicieron en las instalaciones del Palacio de Justicia en Iguala, informó el presidente del Tribunal de Justicia, Raymundo Casarrubias Vázquez.

“Estamos haciendo un recuento, se quebraron cristales, se rompieron los portones, si va a ser unos 800 a un millón de pesos, se hizo la denuncia correspondiente ahí mismo en Iguala”, señaló el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia.

El pasado 27 de septiembre, en el marco del octavo aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas, organizaciones sociales y estudiantiles al término de una movilización que llevaron a cabo en Iguala, vandalizaron las instalaciones de Palacio de Justicia como se le conoce a esas instalaciones del Poder Judicial del estado donde rompieron vidrios y dañaron dos portones los cuales considera el Magistrado presidente tendrá un costo de casi un millón de pesos.

Pese a esto, aseguró que tuvieron cuidado de guardar los documentos importantes en ese edificio, “se guardaron computadoras y los quipos donde se resguarda la información del Poder Judicial para evitar que lamentaciones de no contar con la información de quienes tienen sus “asuntos” en ese lugar.

Seguirá defendiendo a jueces y magistrados

Por otro lado, reconoció que continuará defendiendo a los jueces y magistrados, no obstante, señaló que el “exhibirlos” en un espacio como “la mañanera” del presidente Andrés Manuel López Obrador de dejar libre a delincuentes como es el apodado “El Gavilán” que opera en la Costa Grande del estado, los expone.

“Defendí al juez porque fueron ordenes de los tribunales federales, y ante eso, si no lo haces, la autoridad federal te puede sancionar hasta con destitución y cuando menos en dos de los casos que planteaba el subsecretario (Ricardo Mejia), no tiene razón y se lo dije”, afirmó.

Finalmente consideró: “Cada magistrado, cada tribunal, cada sala, analiza siempre, el magistrado (José Luis Gallegos), analizó y en este caso que no había las pruebas suficientes para mantenerlos detenido, sabemos que se trata de una persona que está involucrada en la delincuencia, pero en este caso analizó y consideró que no hay las pruebas suficientes para mantenerlo detenido”.