Enfoque Informativo

  • La investigación examinó la relación entre las horas de sueño y los efectos en la salud en adolescentes 

Muchas veces se ha hablado acerca de la importancia de dormir de manera adecuada, lo cual incluye las horas suficientes en los horarios adecuados. Ahora, un nuevo estudio arroja más luz acerca de lo anterior después de descubrir que los adolescentes que duermen menos de 8 horas tienen más riesgo de padecer sobrepeso.

Esta investigación se presentó en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC 2022), que se celebra en Barcelona. La misma muestra que aquellos adolescentes que duermen menos de las 8 horas ya mencionadas también tenían más posibilidades de sufrir tensión arterial elevada y niveles anormales de lípidos y glucosa en la sangre.

Jesús Martínez Gómez, autor del estudio e investigador en el Laboratorio de Imagen y Salud Cardiovascular del CNIC, explica los hallazgos de la investigación.

“Nuestro estudio muestra que la mayoría de los adolescentes no duermen lo suficiente y que esto está relacionado con el exceso de peso y las características que promueven el aumento de peso, lo que podría generarles problemas futuros”.

El estudio entre los adolescentes

La investigación examinó la relación entre las horas de sueño y los efectos en la salud en mil 229 adolescentes en institutos públicos de educación secundaria en España. Los participantes fueron evaluados durante 4 años, a partir de los 12 años de edad al inicio del estudio.

Para tener una salud óptima, la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño recomienda dormir de 9 a 12 horas por noche a niños de 6 a 12 años, y de 8 a 10 horas en el caso de los niños de 13 a 18 años.

En este caso, el estudio utilizó 8 horas o más como cifras óptimas. Los participantes se clasificaron como durmientes muy cortos (menos de 7 horas), durmientes cortos (7 a 8 horas) y óptimos (8 horas o más). El sobrepeso y la obesidad se determinaron según el índice de masa corporal.

A los 12 años, solo el 34% de los participantes dormía al menos 8 horas por noche, cifra que se redujo al 23 y al 19% a los 14 y 16 años, respectivamente. La comparación entre sexos arrojó que los niños tendían a dormir menos.

Los adolescentes que dormían más también tenían un sueño de mejor calidad y se despertaban menos durante la noche. La prevalencia de sobrepeso/obesidad fue del 27, 24 y 21% a los 12, 14 y 16 años, respectivamente.

Malos hábitos de sueño igual a mayores índices de sobrepeso

Por su parte, los problemas de sobrepeso/obesidad fueron un 21 y un 72 % más probable en las personas que duermen muy poco a los 12 y 14 años, respectivamente.

En el caso de los que dormían poco, tenían un 19 y un 29 % más de probabilidades de tener sobrepeso/obesidad, en comparación con los que dormían de forma óptima a los 12 y 14 años, respectivamente.

Además, tanto los que dormían muy poco o poco tenían puntuaciones promedio más altas de síndrome metabólico a los 12 y 14 años en comparación con los que dormían óptimamente.

El experto también destaca que el exceso de peso y el síndrome metabólico se asocian en última instancia con las enfermedades cardiovasculares, lo que sugiere que las escuelas deberían enseñar buenos hábitos de sueño a sus estudiantes.

COMPARTIR