Enfoque Informativo

Por intentar aparecer en las boletas para las elecciones del próxima 6 de junio, el presidente municipal de Zirándaro de los Chávez, Gregorio Portillo Mendoza, reconoció que se generó “una situación de riesgo”, que hoy lo obligó a renunciar a sus aspiraciones.

Entrevistado en las oficinas de Morena en Chilpancingo, el alcalde morenista anunció que presentó su renuncia como candidato a una diputación plurinominal, aspiración que aceptó para buscar protección.

Zirándaro de los Chávez, ha sido uno de los municipios más golpeados en los últimos años por la guerra entre las bandas La Familia Michoacana y el Cartel Jalisco Nueva Generación; durante este periodo comunidades enteras han sido desplazadas por la inseguridad.

El propio alcalde, en distintas ocasiones solicitó apoyo de las instituciones de seguridad, por la situación de violencia en su municipio, que geográficamente conecta a los estados de Guerrero y Michoacán.

“El origen de la candidatura era el tema de la protección a mi persona, por el riesgo en el municipio”, explicó, sin embargo actualmente hay participación de instituciones de seguridad tanto estatales como federales que “generan condiciones en el municipio para que podamos terminar nuestro período”. 

Gregorio Portillo, reconoció que la labor de presidente municipal se ha tornado difícil, especialmente en la región de la Tierra Caliente, donde el crimen organizado es un “poder paralelo” .

“En la mayoría de los municipios de la región Tierra Caliente, los presidentes municipales enfrentan factores muy fuertes, sobre todo el tema de la inseguridad y el hecho de no asumir la voluntad de los grupos que mantienen un poder muy fuerte”.

“Hoy en día la labor de un alcalde es una labor de alto riesgo. Sí, el fondo de esto ha sido el tema de mi posible candidatura, me registré como aspirante a la reelección, esto generó una situación de riesgo y es lo que en este momento me ha llevado a determinar a no continuar, mantenerme alejado, al margen”, confesó.

Su renuncia la presentó al Secretario General del partido con funciones de Presidente, Marcial Rodríguez Saldaña, a fin de que el partido en su momento determine lo conducente de la situación.

Finalmente afirmó que también su suplente presentaría su renuncia ante la misma situación, haciendo énfasis en que la candidatura la buscaba para obtener protección, la cual comienza a ser garantizada en Zirándaro.

Candidata a diputada en “zona controlada” pide seguridad al gobierno de Guerrero

La hija del fundador del PRD en Guerrero, Ranferi Hernández, Diana Itzel Hernández, advirtió que hay zonas en el Distrito 25, que comprende municipios de la región Montaña Baja, en los cuales no podrá hacer campaña política; pide protección al Gobierno de Guerrero.

Afuera de la Sede del Poder Ejecutivo (antes Palacio de Gobierno), la hija de Ranferi Hernández, quien fue asesinado el 14 de octubre rumbo al poblado de Nejapa, recordó la situación de violencia hacia su familia, por lo que pidió medidas cautelares.

Diana Itzel Hernández, es actualmente candidata de Morena, último partido en el que Ranferi hacia proselitismo, para diputada local por el Distrito 25, que comprende municipios como Chilapa, y otros, conocidos por la alta injerencia de un grupo del crimen organizado 

“Dentro del ámbito público, es conocido que la región donde nosotros estamos representando la candidatura por Morena, es una zona de alto riesgo y de incidencia delictiva muy fuerte”.

“Tenemos que exigir seguridad, no solo para mí. Respeto la libertad de mis compañeros, pero en mi caso sí necesito medidas cautelares y por eso las estoy solicitando al estado”, reclamó Diana Itzel Hernández.

La hija de Ranferi Hernández, informó que la semana pasada solicitó oficialmente las medidas de seguridad al gobierno de Guerrero, a través de un oficio, sin embargo hasta el momento no se le ha dado una respuesta positiva.

Por ello, advirtió que podría haber un intento desde el gobierno de que no realice campaña y sentenció que de no tener seguridad en sus actividades, responsabilizará al gobierno estatal de lo que le pase a ella, su familia y su equipo de campaña.

“La región está controlada, la gente tiene esperanza, ayer yo pude escuchar a la gente y dicen que están con Morena, pero no pueden hacerlo público porque está el riesgo y temen por sus vidas”, advirtió luego de señalar que su distrito es “controlado”, sin precisar por quiénes.

Finalmente reconoció que por dicho control que existe en la zona, hay lugares a los cuales no podrá asistir, y eso, de alguna forma, la pone en desventaja electoral.

Cabe recordar, que Ranferi Hernández, fue asesinada junto con otras tres personas, justo previo al inicio de un procesos electoral.