Por Eduardo Flores Salado

Los habitantes del fraccionamiento El Roble mantienen restringido el acceso a la calle Jacarandas, desde la avenida Cuauhtémoc, para evitar el paso de transporte pesado, especialmente camiones urbanos.

Por segundo día consecutivo, los vecinos de organizaron y piden a la autoridad municipal para que los camiones urbanos tengan una ruta que no afecte la tranquilidad de las personas mientras no se abra el tramo de la avenida Ruiz Cortínez.

Un vecino del lugar comentó, que la situación ya enfadó a los habitantes por el paso de los urbanos que empiezan a pasar desde las cinco de la mañana y que ese problema ya lleva dos semanas.

“Nuestras preocupación que es calle y no está diseñada para transporte pesada, además de que por temblor las calles tienen cuarteaduras, por eso tenemos miedo a que las calles se dañen más por la culpa de los urbanos”, expresó.

Agregó que hay un inconformidad, porque por las calles son hechas para coches, además de que hay un parque en donde los niños y jóvenes juegan y los urbaneros se la pasan jugando a las carreritas.

Detalló que la autoridad municipal tiene que hacer algo ante esa situación, ya que entienden que la situación de la calle, pero que Tránsito Municipal tiene que diseñar una estrategia para los camiones pesados.

 

COMPARTIR