Las vacunas son productos estándar que se inoculan con independencia de las características genéticas e inmunológicas de los individuos que las reciben. Pero todos somos diferentes. La vacunación se ha convertido en un acto administrativo más que en un procedimiento médico.

Michel Georget (Biólogo francés, 1934-2019).

Después de la vacunación a la población médica de alto riesgo, que dejó desprotegida a los médicos que no laboran en instituciones de gobierno, hay que decirlo, no todos los pacientes acuden a instituciones públicas,  la medicina privada existe y por lo tanto, también existen médicos que han estado atendiendo a pacientes con Covid-19, desde el inicio de la pandemia, en el sector privado, ese sector privado que incluye, no solamente a los que cuentan con recursos económicos, sino también a los que no cuentan con ellos y que tampoco tienen ningún tipo de seguridad social. Dichos médicos, no son invulnerables. Algunos incluso, se han contagiado de Covid-19 en el ejercicio de su profesión. 

Bien, después de la vacunación de los médicos, empezó la vacunación de los ciudadanos de la tercera edad, no es un evento caprichoso, el presidente lo dejó muy claro, vacunar a los integrantes de la tercera edad, puede reducir la mortalidad hasta un 80 %, dado que son los que tienen mayor letalidad, sobre todo si cuentan con alguna comorbilidad, (las más frecuentes y sobre las que preguntan únicamente en los puestos de vacunación, son diabetes e hipertensión). 

El día 17 de marzo, empezó la vacunación en Acapulco, en diferentes puntos (Tecnológico, Foro Mundo Imperial, UDA y Centro de Convenciones) exclusivamente para mayores de 60 años, serán atendidos de la siguiente manera: el día miércoles 17, solamente los apellidos que empiezan con la letra A, el jueves 18, los apellidos que empiezan con la letra B y el viernes y el lunes, los apellidos que empiezan con la letra C. 

En el transcurso de la tarde del 18 de marzo (el día, por cierto, en el que se conmemora el aniversario de la expropiación petrolera) en la Unidad Deportiva Acapulco, se atendió a todos los que se presentaron con apellido con letra B y empezaron a atender a los de la letra C. Mismos que seguirán siendo atendidos el día viernes 19 y el lunes 22 de marzo. 

Por cierto, que el día 17, hubo un roce entre dos autoridades, la presidenta municipal y el gobernador del estado, cuando la presidenta, en el ejercicio de sus funciones, supervisaba los puntos de vacunación, el ejecutivo estatal, probablemente no estaba enterado que el congreso había autorizado el regreso de la alcaldesa a su posición, dado que acababa de suceder, y claro que en su calidad de posible aspirante a otra posición (gobierno del estado) no era apropiada su presencia en los puntos de vacunación, el Gobernador lo expresó muy claramente en sus redes sociales, más,  como presidenta municipal, de hecho no existía impedimento legal alguno. En temas de salud y educación, los programas persisten, así como la difusión de los mismos, incluso durante la campaña electoral, vamos, hasta el mismo día de la elección, puede haber promocionales orientados a cuidar la salud de los ciudadanos y no es algo reprobable. 

El utilizar políticamente la pandemia y la aplicación de las vacunas, es claro está, algo inapropiado. La salud es una responsabilidad, del Estado, con E mayúscula, ni siquiera del gobierno federal. Hay que decir también, que al menos, con la información con la que contaba el ejecutivo estatal, lo que hizo, fue un justo reclamo

Es importante en todo momento, pero más aún en tiempos electorales, ser particularmente cuidadosos, para evitar conductas, que puedan ser señaladas por el resto de quienes compiten en el proceso electoral. El “suelo parejo” es algo deseable y asequible. 

Regresando al tema de la vacunación, se aplicó en Acapulco y tengo entendido, en el resto del estado, la vacuna Sinovac, que es la segunda farmacéutica que ha entregado un mayor número de dosis contra COVID-19 a México, después de Pfizer. Esto pese a haber sido la última en recibir su autorización de uso de emergencia el pasado 9 de febrero. El día de 17 llegaron ya nuevas dosis (1 millón de unidades). El porcentaje de cobertura por este biológico es del orden del 90 %, tres semanas después de aplicada la 2ª. Dosis. 

Esto aviva la esperanza, de que saldremos bien librados de esta crisis. No nos confiemos, no por el hecho de estar vacunados, quiere decir que podemos descuidarnos, hay que seguir teniendo especial cuidado en no contagiarse y en evitar contagiar a los demás. Ojalá que todas y todos los ciudadanos se vacunen, que no hagan caso a las publicaciones “conspiranoicas”. Hagan caso mejor a la ciencia y a las organizaciones establecidas y el 99 % de los médicos, que abogan por vacunas y tratamientos razonables. 

Permanezcamos unidos, solamente así, Juntos, Logramos Generar: Propuestas y Soluciones. 

 

JLG.

 

COMPARTIR