Enfoque Informativo

Cocula, Gro. En la Barranca La Carnicería, que se localiza a 400 metros del basurero de esta localidad, se localizaron 170 restos óseos de los cuales dos dieron resultados positivos de ADN, para la identificación de dos de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En conferencia de prensa realizada en esta barranca que concluye en el cauce del Río San Juan, el fiscal del Caso Iguala, Omar Gómez Trejo, reveló que la Fiscalía General de la República (FGR) tiene alrededor de una veintena de testigos colaboradores, entre ellos al menos un participante en la desaparición de los 43 estudiantes, en hechos que ocurrieron el 26 de septiembre de 2014 en el municipio de Iguala.

Entre las revelaciones que ofreció, destaca que ya concluyó la búsqueda de restos en esta zona, en la cual se rastrearon ocho mil metros cuadrados de terreno; que en fechas próximas consignará un expediente en contra de peritos que manipularon evidencia; que se han detectado que hubo varios puntos de fuego controlado en los que se realizaron labores de incineración y que en los próximos días se llevarán a cabo inspecciones en dos nuevos municipios.

Luego de año y medio de trabajos periciales, la FGR mostró a los medios de comunicación la zona donde se localizaron restos óseos que ya dieron resultados positivos para la identificación de dos de los estudiantes desaparecidos desde septiembre de 2014.

El fiscal del caso Iguala señaló que, gracias a la colaboración de un testigo, se pudo localizar algunos costales que fueron arrojados en la zona de la Barranca la Carnicería y que a partir de ahí comenzó esta búsqueda que se extendió en 8 mil metros cuadrados.

Acompañado del subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, el fiscal señaló que una de las principales líneas de investigación que se mantienen abiertas es que los primeros indicios localizados en el río San Juan pudieron haber sido sembrados.

Los funcionarios señalaron que ésta área en la que se trabajó desde noviembre de 2019 no es la misma que se reportó como investigada durante las gestiones de Jesús Murillo Karam y Arely Gómez González. Indicaron que hubo manipulación de evidencia y se han obtenido datos que son útiles para continuar con la investigación del paradero de los 43 estudiantes.

Tortura y privaciones ilegales de la libertad, entre otras prácticas ilícitas fueron utilizadas para sustentar la llamada “verdad histórica”, versión del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) sobre la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en 2014, informó este martes el Fiscal especial para el caso Omar Gómez Trejo.

Según la polémica versión, los estudiantes de la escuela para maestros de Ayotzinapa fueron detenidos el 26 de septiembre de 2014 por policías corruptos en Iguala (Guerrero) y entregados al cártel Guerreros Unidos, que los asesinó e incineró en el basurero de Cocula y tiró los restos en el río San Juan.

“¿Por qué nosotros hemos avanzado mucho en la controvertida porque mucho de lo que se hizo para quererla sustentar fue obtenido de manera ilícita”, dijo Gómez Trejo en una conferencia de prensa desde el municipio de Cocula, estado de Guerrero, a unos días de que se cumplan siete años de la desaparición.

“Eso quiere decir que incluso testimoniales de personas fueron obtenidas mediante tortura, fueron privadas ilegalmente de la libertad, fueron aisladas completamente de la protección de la ley”, agregó.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México reiteró su rechazo a la versión del Gobierno de Peña Nieto sobre el relato conocido como la “verdad histórica” el cual fue cuestionado por los familiares y por una investigación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

La investigación señalaba que los cuerpos no pudieron ser quemados en el basurero de Cocula, por ello el Gobierno de López Obrador reabrió la investigación en 2018 y derrumbó esta versión al identificar en julio del año pasado restos de Christian Alfonso Rodríguez en la barranca de la Carnicería, ubicada a un kilómetro del basurero.

Desde ese lugar, el fiscal Gómez Trejo dijo que para defender ese relato “hubo un conglomerado de funcionarios que actuaron de manera ilícita, aprovechándose de la posición que gozaban y en función de eso desviaron una investigación y con ello negaron el acceso a la justicia a las familias, la búsqueda de sus hijos y negar la verdad”

“No podía vivir tranquilo”: esto confesó ‘El Pajarraco’ a CNDH sobre el caso Iguala

Juan Miguel Pantoja Miranda, El Pajarraco, uno de los presuntos participantes en la desaparición de los 43 normalistas confesó en una entrevista con visitadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH),  que los 43 normalistas de Ayotzinapa están muertos, y dijo externarlo porque no podía vivir tranquilo y necesitaba descargar su conciencia.

Este  presunto involucrado en la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa fue perseguido por la entonces Procuraduría General de la República (PGR) durante casi 4 años, se le detuvo en 2018, pero un juez ordenó su liberación.

 

COMPARTIR