La ciudadela inca de Machu Picchu, joya del turismo en Perú, anunció el lunes que autoriza visitantes hasta completar 40% del aforo permitido antes de la pandemia, en vista del descenso de contagios de covid-19 en el país.

“Se ha aumentado el aforo diario a la ciudadela a un total de 897 visitantes”, de 675 autorizados desde el 20 de abril, dijo a la AFP un vocero del ministerio de Cultura.

La medida, que en principio regirá hasta el 30 de mayo, implica un incremento del 30% al 40% del aforo normal de la ciudadela, que en 2020 estuvo casi ocho meses cerrada por la pandemia.

El aforo había sido reducido al 30% ante un aumento de los casos de covid-19, en medio de la segunda ola de la pandemia.

En Perú en la segunda semana de abril se registraban 9 mil 332 contagios al día en promedio, pero luego comenzaron a bajar hasta 5.608 diarios la última semana.

Los decesos también disminuyeron de un promedio de 356 diarios la tercera semana de abril a 282 la última semana; y los pacientes con covid-19 hospitalizados cayeron en el mismo lapso de 15 mil 547 a 13 mil 980, según balance oficial.

Con estos descensos, la región andina de Cusco, donde se encuentra Machu Picchu, y otras zonas del país, entre ellas Lima, pasaron de estar catalogadas como de riesgo “extremo” a “muy alto”.

El aumento del aforo también rige para los demás sitios arqueológicos en zonas de “muy alto” riesgo, que ahora podrán ser visitados todos los días al eliminarse una cuarentena dominical.

Desde la reapertura en noviembre, el uso de mascarillas es obligatorio para recorrer la ciudadela de piedra construida en tiempos del emperador inca Pachacútec, en el siglo XV.

Machu Picchu, que acogía antes de la pandemia a 2 mil 244 visitantes al día, estuvo nuevamente cerrada todo febrero por otra cuarentena que significó un nuevo golpe al turismo, el sector económico más afectado por el coronavirus en Perú.