Juan José Romero

Chilpancingo, 6 de abril del 2021.- Autoridades de la Dirección de Gobernación del ayuntamiento de Chilpancingo clausuraron dos locales comerciales que se encuentran instalados de manera irregular dentro de un área de donación de la colonia Rufo Figueroa y en la que se pretende construir un velatorio popular.

Al respecto, la secretaria general del ayuntamiento, Anacleta López Vega, informó que los comercios no se pueden desmantelar porque no se encuentran en la vía pública, sino en una propiedad que en su momento fue donada a la colonia para la construcción del velatorio.

 “Es una propiedad privada y lo que deben hacer es promover un juicio en las instancias correspondientes”, recomendó a los habitantes de esa colonia.

El personal de gobernación municipal solicitó a los propietarios de los establecimientos que exhibieran sus licencias de funcionamiento, mismas que dijeron no tener porque el gobierno municipal no ha querido renovarlas “por el influyentismo de los miembros del comité vecinal que pretende desalojarlos”.

Los encargados de dichos negocios, denunciaron que en el mes de noviembre del año pasado con una retroexcavadora derribaron parte de los techados de los locales, sin tener ninguna autorización para hacerlo, y dicha maquinaria fue contratada por la dirigente del comité vecinal, sin importarle el daño que pudieran generar a los utensilios y mercancías que se encontraban en su interior, o de quienes trabajan en esos negocios.

Tras esos hechos, los responsables de esos negocios, quienes se dijeron afectados,iniciaron demandas penales, ante el Tribunal de Justicia Administrativa, con los que se reclama el otorgamiento de las licencias comerciales que les permitan seguir trabajando dentro de la legalidad.

“De estos dos locales obtiene ingresos diez familias, que son las mismas que en este momento se quedarán en el desamparo, sin la posibilidad de llevar alimentos a sus hogares”, indicó uno de los comerciantes que se negaba a retirarse.

Finalmente el municipio obligó a que una taquería y un establecimiento dedicado a la reparación de teléfonos celulares cerraran sus puertas y no podrán abrirlas hasta que regularicen su situación ante la autoridad.

Los dos espacios comerciales se encuentran en una de las avenidas principales de la capital, los vecinos de la Rufo Figueroa pretenden construir un velatorio popular y gratuito, que quedaría adjunto a la capilla que se tiene en este sitio.