Frida Alvarado

Aunque la situación de salud prevalece por la pandemia de Covid-19, restauranteros mantienen la esperanza que en esta etapa de color amarillo haya un respiro económico.

Para el empresario Alfredo Miranda, dueño de un restaurante de comida típica, aseguró que fue un golpe duro tener que cerrar las puertas de su nuevo negocio justo en al inicio emergencia sanitaria, junto a decenas de establecimientos comerciales de diferentes rubros en el mes de marzo.

El restaurantero explicó que tiene la expectativa de que en esta nueva etapa de la pandemia la situación económica mejore para todos los sectores, principalmente el comercial y añadió que en esta nueva normalidad “todos nos tenemos que adaptar para avanzar”.

Sobre las disposiciones de salud mencionó que son insumos nuevos para los empresarios como es el caso del gel antibacterial y tapetes sanitizantes, no obstante, dijo que estas medidas fortalecen la salud y la sociedad tiene que aprender a vivir con ellas.

“No estábamos acostumbrados a comprar estos nuevos insumos, independientemente del tema de la pandemia que lo tenemos que ver obligatorio, yo no lo veo mal porque el virus aún sigue y tenemos que aprender a vivir con él pero aparte de eso hay otras enfermedades, nosotros debemos seguir protegiéndonos”, expresó.

El empresario dijo que pese a todas las dificultades que enfrentan las pequeñas y medianas empresas la gente ha respaldado a la economía local.

En ese sentido dijo que se han fortalecido las ventas a domicilio, en su caso, hasta más del 50% en comparación de las ventas presenciales.

Agregó que si se regresa al color naranja en el semáforo epidemiológico será un gran golpe para la economía y que no saben si podrán resistir.

“No me lo quiero imaginar, sería un gran golpe para nosotros, porque muchos hemos invertido en la reapertura, sobre todo para nosotros los nuevos y sería complicado volver a levantarnos, espero que eso no suceda, ojalá que sigamos manteniendo la conciencia y cuidándonos”, finalizó.

COMPARTIR