Juan José Romero 

Chilpancingo, 26 de septiembre de 2021.- Lo ocurrido en el nuevo libramiento a Tixtla no debe ser un “asunto” por el que se debería cerrar la normal rural de Ayotzinapa, considero el gobernador, Héctor Astudillo Flores.

Entrevistado luego de asistir a la comunidad de Palo Blanco, municipio de Chilpancingo donde entrego una escuela, el mandatario estatal lamento lo ocurrido hace 15 días en el nuevo libramiento el cual dijo debe investigarse pero que esta “mezclado” con los normalistas porque “somos seres humanos”, apunto

“En el caso de Ayotzinapa no puede haber ni perdón ni olvido cada aportación que se dé en el transcurso de los meses de los años es muy importante, lo que sigue siendo importante es saber perfectamente que es lo que sucedió”, recalcó.

Dijo que esta “campaña” que se para recabar firmas y pedir cerrar la escuela, luego del accidente donde se vieron involucrados los normalistas y donde  perdieron la vida dos personas,  Astudillo Flores, señalo que fue derivado se un accidente donde se perdieron dos vidas “ que son lamentables pero hay 43 que están pendientes”, sostuvo.

Agrego que son dos temas lamentables cada una en su dimensión y que nadie planeo, pero sucedió en lo que llamó una noche terrible en Iguala hace siete años que dejo marcado al estado de Guerrero y al país.

En cuanto al accidente dijo es un asunto reprobable urgiendo en la necesidad de encontrar lo que realmente paso en ese momento, apunto.

El mandatario estatal al ser cuestionado sobre el trabajo que aún tiene pendiente en el tiempo que le queda como gobernador del estado, reconoció que no le dará tiempo inaugurar todas las obras que aún no ha sido inauguradas, pero adelantó que en los próximos días estará entregando obras con la intención de  que el último día pueda entregar la obra del crea la cual dijo tiene un avance importante.

En cuanto al proceso electoral y los casos aún están pendientes por resolver las instancias de justicia electoral, el mandatario estatal dijo que habrá que esperar todas las resoluciones, “se que ayer (el sábado) se resolvió Tlapa”, y en el caso de Iliatenco, “se que habrá una elección extraordinaria es lo que se resolvió e insistió en esperar hasta el último momento que se atiende en último  de los casos aunque reconoció si aún falta alguno, sostuvo.  

e acuerdo con lo establecido por los inconforme, esta petición surge ante los actos de “violencia” que realizan los alumnos de la escuela normal rural.

“Derivado de los actos que con frecuencia realizan los alumnos de la escuela normal rural “Raúl Isidro Burgos”, se solicita el cierre definitivo con el fin de erradicar los actos de violencia, vandalismo, secuestro y corrupción”, señala la publicación.

Además, solicitaron una auditoría a los directivos de la institución y que se haga justicia en diversos delitos cometidos por integrantes de los comités que conforman los líderes de el movimiento denominado nos faltan 43 o +43.

La escuela normal rural “Raúl Isidro Burgos” es una institución educativa de nivel superior que se encuentra en la población de Ayotzinapa, Guerrero. Los estudiantes son principalmente hijos de familias pobres de La Montaña, la Costa Chica y el centro del estado de Guerrero, zonas donde se encuentran algunas de localidades con más bajos índices de desarrollo humano en México y con una elevada tasa de analfabetismo.

Al menos dos personas murieron calcinadas el viernes luego de que un autobús en el que viajaban estudiantes de la normal rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, chocó contra un vehículo compacto sobre la carretera nuevo libramiento a Tixtla en el kilómetro 17, en Guerrero.

Los dos fallecidos iban abordo del vehículo impactado por el camión.

Los normalistas se deslindaron de la muertes de dichas personas. Reconocieron que el autobús que chocó con el automóvil era en el que viajaban, pero aclararon que ese vehículo, como todos los que tienen en su control, son manejados únicamente por los conductores asignados por las empresas de transporte.

Los estudiantes se solidarizaron con los familiares de las personas fallecidas y pidieron a la Fiscalía General del Estado (FGE).

“Negamos tener responsabilidad alguna en el accidente, no intervenimos ni los provocamos, como dolosamente pretenden señalarnos de manera infundada.

 

COMPARTIR