Enfoque Informativo

Luego de haber recibido disparos de arma de fuego, en un acto de brutalidad policial por parte de presuntos agentes de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, un menor de 16 años tuvo que ser amputado de una pierna; “no toleraremos ningún exceso”, advirtió el Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores.

En redes sociales, este sábado circuló información por parte del familiar de un joven de 16 años, presuntamente baleado la noche de ayer en Ciudad Renacimiento, Acapulco; el joven viajaba en un automóvil Ibiza, cuando fueron atacados por agentes que viajaban en la patrulla marcada con el número 506.

“Desde anoche las autoridades no han intervenido, porque fueron policías estatales y los están encubriendo. El Ministerio Público no ha iniciado la Carpeta de Investigación, porque piden muchos requisitos, están condicionando la Investigación”, acusó el familiar el joven baleado.

En un serie de fotografías de la presunta víctima, difundidas junto con la denuncia, se muestra la pierna amputada del joven Mario “N”; en la denuncia, pidieron intervención de las autoridades de los tres órdenes de gobierno.

El día de hoy, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, condenó los hechos registrados ayer por la noche y anunció que se instruyó dar atención médica y sicológica para el joven baleado.

“Además, instruyó a la Unidad de Contraloría de la dependencia estatal iniciar las investigaciones correspondientes para separar de su cargo a los elementos de la Policía Estatal involucrados en este caso, a fin de investigar hasta sus últimas consecuencias lo ocurrido la noche de ayer viernes”, informó la SSP.

Por su parte, el Gobernador del estado de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, anunció que se instruyó deslindar responsabilidades a la brevedad, y también se pidió a la Fiscalía General del Estado iniciar las investigaciones correspondientes.

“No toleraremos ningún exceso, ni abuso contra la sociedad, sea la corporación que sea”, sentenció en redes sociales.

Por los hechos ocurridos durante la noche del viernes en Acapulco, donde agentes de la Policía del Estado balearon a un joven que posteriormente perdió la pierna, el gobernador del estado de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, ofreció disculpas a la víctima y sus familiares.

En la conferencia de prensa del mediodía del domingo, donde se dan los datos actualizados por Covid-19, el mandatario habló sobre el caso de Mario “N”, joven de 16 años que perdió una pierna, a consecuencia de los disparos realizados por policías estatales que viajaban en la patrulla marcada con el número 506.

“Si los policías fueron responsables en este operativo y no fueron cuidadosos, debe aplicarse la ley”.

“Yo como gobernador pido disculpas a la familia por el daño causado la joven Mario, yo pido una disculpa muy sentida y como gobernador no voy a permitir que se cometan actos de abusos y excesos sin que sean castigados”, se pronunció Astudillo en la transmisión de mediodía.