Por Eduardo Flores Salado 

El arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González llamó a las autoridades educativas a diseñar estrategias para evitar el rezago educativo como que hubo en ciclo Escolar 2020-2021. 

“ha sido un Curso muy a la cuesta arriba, cuando cada paso exige mucho esfuerzo, se avanza poco, pero se aviva la creatividad para encontrar maneras de seguir adelante y se adquiere fortaleza ante la adversidad”, dijo en un comunicado. 

Dijo con honestidad hemos de reconocer el rezago educativo en que nos encontramos: académicamente fue poco lo que se logró avanzar, el avance fue sumamente disparejo y muchos niños, niñas y adolescentes abandonaron la “escuela”, unos desanimados por no entender y otros por la necesidad de trabajar y ayudar en el hogar. 

“Muchas gracias, queridas mamás, queridos papás, por haber acompañado el esfuerzo de sus hijos. Felicidades, queridos maestros por su creatividad para hacerse cercanos a sus alumnos”, dijo. 

Agregó que el reconocer la realidad es la base para preparar el siguiente curso que ya está a la puerta: ver el estado en que se encuentra cada centro escolar, y también la realidad de cada alumno: ¿dónde está cada alumno en su estado de ánimo y en su aprendizaje de contenidos y destrezas? Esto es especialmente urgente para quienes concluyeron la primaria o la secundaria, pues van a iniciar una nueva etapa.

“Mucho de esto es responsabilidad de las autoridades educativas, que están capacitados y tienen recursos. Pero también es tarea de todos. El Papa nos ha invitado a un pacto global por la educación que nos involucra a todos. Las crisis tan dolorosas, evidenciadas por pandemia, nos han hecho ver que nuestra manera de entender la realidad y de relacionarnos tiene que mejorar, y “la educación es una de las formas más efectivas de humanizar el mundo y la historia”.

COMPARTIR