Pesos y Contrapesos

Por: Juan Manuel Ramírez Mendoza 

Estimados lectores, hoy les hablaré acerca de un tema que ha estado en el radar de todos, y por meses, este tema es: “La famosa consulta popular para poder enjuiciar a Expresidentes”, es decir, esta famosa consulta que nuestro querido Presidente ha promovido para que se inicien procesos judiciales en contra de algunos Expresidentes; pero hoy me enfocaré en una noticia que aconteció hace unos días al momento que la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunció al respecto, y de la mano del ministro Luis María Aguilar Morales, emitió un proyecto que propone declarar inconstitucional esta consulta, es decir, que dada la naturaleza de esta, bajo el arbitrio de la SCJN, la misma no tiene ningún tipo de viabilidad por ir en contra de diversos preceptos constitucionales. 

Una vez dicho lo anterior, puntualizaré este tema explicando lo siguiente: Mediante escrito de fecha quince de septiembre de 2020, AMLO propuso ante la Presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, que se evaluara la Consulta Popular acerca del enjuiciamiento a los expresidentes. Por consiguiente, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, informó al Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Saldivar, para que la SCJN determinara la constitucionalidad, viabilidad, de esta consulta. En consecuencia, se admitió dicho expediente relativo a la revisión de la constitucionalidad de la consulta popular, mismo que se radicó bajo el número de expediente 1/2020, y se ordenó su remisión al ministro Luis María Aguilar Morales, para que  elaborara el proyecto de resolución respectivo. 

Ahora bien, el ministro Luis María Aguilar Morales emitió un proyecto en el cual propone declarar esta consulta como inconstitucional, es decir, declarar la consulta como improcedente, porque la misma viola principios consagrados dentro de nuestro máximo ordamiento jurídico: La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, ya que esta consulta va más allá de las facultades que tiene el ejecutvio, así como lo describe en su proyecto, mismo que cito: “esa petición es una restricción de los derechos humanos de las mexicanas y los mexicanos, y una afectación a las garantías para su protección”. No obstante, este proyecto será discutido en la sesión que tendrá lugar en el local de la SCJN el próximo primero de octubre de 2020, lo que nos lleva a lo siguiente: ¿No que no tronabas pistolita?, por fin al Presidente de la República se le ponen rejegos, es decir, por fin se están observando los contrapesos en nuestro sistema, donde la SCJN empieza a fungir como lo que es, un contrapeso en contra del poder, que al parecer no es absoluto por parte de nuestro Presidente. Aunque no me quiero emocionar mucho, porque lo más seguro es que este proyecto se vuelva a retomar, es decir, lo más seguro es que este proyecto no sea aprobado, se vuelva a turnar con otro ministro y este emita un nuevo proyecto… Claro, esto porque se tendrá que observar con mayor delicadeza, porque pues fue el Presidente quien propone esto o, ¿ustedes que creen que suceda…?

¡Y con esta me despido! Pero no sin el refrán de cada semana: “Del bueno, se abusa, y al malo, se le atusa”, ya saben, esperemos que las grandes esferas de poder (AMLO) no empiecen a presionar a la SCJN para que cambie el sentido de su resolución… ¡Ah, en fin! Esperemos el veredicto final de esta historia. 

Redes: 

Insta: @jm.ramirezm

Twitter: @Jmramirezm1

 

 

COMPARTIR