Jorge Vargas

 Ometepec.- El restaurantero de La Finca Mi viejo,  Aldo Espinoza, explicó que tuvieron una buena temporada de vacaciones; sin embargo a raíz del repunte del covid19 en esta ciudad, los  ingresos de la industria sin chimeneas han decrecido considerablemente.  

Muy tranquilos pero si gracias adiós  hay vamos. La pandemia les afectó? Si un poco la verdad que sí  a bajado más de lo normal. Reiteró que están respetando las medidas sanitarias que les notificó personal de reglamentos, por lo que solo reciben un 30 por ciento de clientes en el restaurante y las piscinas. 

 La finca mi viejo es un centro recreativo dónde la gente puede estar en contacto directo con la naturaleza y respirar oxígeno que purifican árboles como parotas, ficus, robles rosas, amarillos, bocotes, entre otros. En este pequeño bosque también hay animales de granjas y columpios y resbaladillas para niños además del chapoteadero.

COMPARTIR