Enfoque Informativo

Los puntos negros en el puerto de Acapulco se han convertido en un problema de salud pública, ante la omisión de la alcaldesa Adela Román Ocampo, quien ordenó la suspensión del contrario con una empresa privada que realizaba los recorridos por la turística y media del puerto lo que ha generado una grave contaminación.

Lo mismo pasa en las colonias populares, los montones de basura ya están generando gusanos, que ponen en riesgo a las personas que se encuentran cerca de estos tiraderos clandestinos.

El primero ubicado en la colonia Aguas Blancas, en donde las mismas camionetas del ayuntamiento están tirando los desechos, ante la mirada sorprendido de los vecinos que han denunciado esta irregularidad, pero nadie les hace caso.

El mercado central y el tianguis campesino se encuentran en la misma situación de contaminación, lo vehículos no pueden ni circular por el lugar porque la basura esta llegando a las banquetas, camellones y la propia vialidad.

En Renacimiento y la Vacacional no quedaron exenta del problema de la basura, que difícilmente los peatones pueden caminar por las aceras que están totalmente llenas de bolsas con basura tanto orgánica como inorgánica.

 La colonia Emiliano Zapata por la calle principal  también se encuentra saturada de basura, en el mercado del lugar, las columnas de basura han invadido manzanas completas ante la falta de la recolección adecuada.

Hace unos días la empresa encargada de la recolección de basura en las calles de Acapulco entró en paro debido a la falta de pagos, situación que ya ha desatado una serie de conflictos en el puerto debido a los altos niveles de acumulación de residuos en las principales zonas de la ciudad.

Algunas colonias e incluso sitios turísticos que desde hace más de una semana cuentan con enormes cantidades de basura que no se han recogido desde que los recolectores entraron en paro.

Ante esta situación, la presidenta municipal de Acapulco, Adela Román se dirigió a la población ante la crisis de basura que experimentan en gran parte del puerto y pidió paciencia en lo que se logra resolver el tema de pagos con los recolectores.

Falta de agua, otra de las problemáticas en Acapulco

Asimismo, con información compartida por Excélsior, se informó que además de la crisis de basura en las calles de Acapulco, se suma la falta de agua, misma que también ha desatado una ola de protestas por parte de los habitantes que se han visto afectados por una o incluso las dos problemáticas.

La problemática ha llegado hasta instancias de gobierno, pues la alcaldesa Adela Román fue acusada por la alcaldesa electa Adelina López, de no afrontar de manera correcta esta problemática.

Desde hace algunas semanas, la alcaldesa electa informó a través de sus redes sociales que solicitó a la administración de Román garantizar al menos 200 millones de pesos para hacerle frente a la escasez de agua y la falta de recolección de basura y pago a los recolectores, situación que a poco más de dos semanas no se le ha encontrado solución.

El paro de labores de la empresa que contrató el ayuntamiento de Acapulco, en Guerrero, para la recolección de la basura en las colonias del puerto y por segundo día consecutivo no laboran. 

Ninguna autoridad de parte del gobierno municipal ha llamado al diálogo a la empresa que maneja los residuos del relleno sanitario en el poblado de Paso Texca por los adeudos que se tienen. 

 Recolectores de basura paran labores por falta de pago en Acapulco Desde el pasado jueves, los camiones recolectores de basura y camionetas que llevan los desechos al relleno se han detenido por adeudos de más de cuatro meses y salarios de los trabajadores por más de dos millones de pesos. 

De esta manera, crecen los puntos negros de basura en colonias del puerto al dejarse de recolectar más de 700 toneladas diarias, en avenidas, banquetas, camellones y calles de la ciudad, se acumulan grandes cerros de desechos que ya desprenden olores fétidos. En tanto, más de 200 trabajadores de la empresa recolectora de basura continúan en paro de labores por adeudos salariales, y falta de combustible, por lo que dejaron de laborar. 

 

COMPARTIR