“No vengan. Las fronteras no están abiertas”, fue la respuesta del secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, ante la llegada de migrantes a Texas, al tiempo que recalcó que quien ingrese a su país de forma ilegal será deportado, eso debido a que muchas personas, en su mayoría de origen haitiano, permanecen en la frontera con México.

“La Casa Blanca está haciendo sus labores propias todavía, junto con los gobiernos locales, para darles asistencia y regresarlos con seguridad. Los migrantes también serán rechazados por las autoridades de los CDC (…) serán enviados rumbo a Haití, Ecuador, México y otras fronteras donde ellos pertenezcan”, dijo en conferencia de prensa desde Texas.

Recalcó que “las fronteras no están abiertas, no están disponibles para los migrantes, no es la forma de venir a los Estados Unidos”, agregando que las informaciones contrarias son “falsas” y que “se está haciendo lo posible para que ustedes tengan la información concreta, que esto no se convierta en una tragedia tampoco”.

“Las fronteras no están abiertas y le pedimos a la gente que no haga esta jornada tan peligrosa. Todas las familias se están exponiendo también a los problemas que pueden encontrar antes de llegar a la frontera. A las comunidades que están teniendo estas problemáticas: por favor, no lo intenten. Si vienen a Estados Unidos ilegalmente serán deportados. La jornada no será exitosa y ponen en riesgo su vida y la de sus familias”, sostuvo

Mayorkas sostuvo que los “registros federales están designando ayuda para los haitianos”, pero ésta solamente es disponible para los que “están viviendo en Estados Unidos antes del 28 de julio, los que han estado aquí desde esa fecha son los que van a ser ayudados”.