Pasión por Guerrero

Oscar Athié

¿Mujer para Guerrero? ¿Por qué no? 

Hay una mujer al principio de todas las grandes cosas

Alphonse de Lamartine (Escritor francés 1790-1869).

¿Por qué podría ser una mujer candidata para gobernar Guerrero? Bueno, en primer término, podríamos hablar de reivindicación histórica, en los 171 años que tiene el estado de existir como tal, jamás ha sido gobernado por una mujer. También podríamos argumentar con la poesía de Joan Manuel Serrat, y decir que la mujer es más verdad que el pan y la tierra.

Para todo aquel que esté en su sano juicio, sabe que el género ya no es un impedimento para gobernar, que hemos tenido mujeres sumamente exitosas, la mujer es el centro de la historia, desde la Eva bíblica de los creyentes, hasta la Eva mitocondrial, de los científicos e inclusive “Lucy” que erauna Australopithecus Afarensis, el sexo femenino tiene una importancia fundamental. 

Ha habido grandes mujeres en la historia: 

Desde Hipatia, Cleopatra, Olimpia de Epiro, Juana de Arco, Ana Bolena, Isabel I, Emilia Pardo Bazán, Marie Curie, Mata-Hari, Virgina Woolf, Dolores Ibárriri, Frida Kahlo, Teresa de Calcuta, María Callas, Edith Piaf, Indira Gandhi, Evita Perón, Hanna Arendt, Juana de Asbaje, Gabriela Mistral, Carmen Martín Gaite, Marylin Monroe, Grace Kelly, Pilar Miró, Benazir Bhuttto, Diana de Gales, MalalaYousafzai, Isabel I, las mujeres se han destacado en diferentes ramas, desde las matemáticas y la ciencia, hasta las artes y la política. 

Hasta el año de 1955, les fue reconocido el voto en elecciones intermedias, cumpliendo así Adolfo Ruiz Cortines una promesa electoral, habían jugado un papel destacado en la historia académica, política y social, por mencionar algunas: La Malinche, Leona Vicario, Matilde Montoya, María Ignacia Rodríguez de Velasco (La Güera) que tuvo el honor de que Agustín de Iturbide desviara el desfile triunfante del ejército trigarante, para pasar bajo su balcón y saludarla. También María Félix, Dolores del Río, Consuelo Velázquez, Elvia Carrillo Puerto, Eulalia Guzmán. 

En lo político, tenemos que antes incluso de que votaran, Rosa Torres se convirtió en 1923 en la primera mujer que ocupó el cargo de regidora por el municipio de Mérida; en Chilpancingo, en 1938, Aurora Meza fue electa como la primera presidenta municipal. Ya con el poder del voto ciudadano, Aurora Jiménez -quien falleció trágicamente muerte a los 33 años- fue una de las primeras mujeres diputadas federales, Alicia Arellano Tapia y María Lavalle Urbina, fueron las primeras que llegaron a ocupar un escaño senatorial y la segunda ocupó la presidencia del senado, Griselda Álvarez Ponce de León, fue la primera mujer en ocupar el cargo de Gobernadora, en el pequeño estado de Colima. 

¿Una mujer en la Presidencia de la República? Tal vez pronto. Hasta la fecha han competido seis mujeres, Rosario Ibarra de Piedra, la primera en 1982 y nuevamente en 1988, Marcela Lombardo, por el Partido Popular Socialista y Cecilia Soto por el Partido del Trabajo, fueron candidatas en 1994, Patricia Mercado lo fue en 2006 y la más votada hasta ahora, fue propuesta por el partido Acción Nacional, que gobernaba: Josefina Vázquez Mota en 2012, la más reciente fue Margarita Zavala, en 2018, que decidió retirarse de la contienda y fue la primera mujer en obtener el registro de manera independiente. En los comicios de 2024, se aprecian al menos dos mujeres en la contienda por el partido actualmente en el poder: Claudia Sheinbaum e Irma Eréndira Sandoval, en Movimiento Ciudadano, se observa a Ivonne Ortega. 

De acuerdo, pero ¿por qué en Guerrero? 

Guerrero necesita sensibilidad, Guerrero es un hijo lastimado, herido, necesita el cálido cuidado de una madre, Kofi Annan, nos señala que: 

En sociedades destrozadas por la guerra, frecuentemente son las mujeres las que mantienen a la sociedad en marcha. . . Usualmente son las principales defensoras de la paz”.

Es claro que en Guerrero hemos sufrido embates comparables con un conflicto bélico, con el tema de la inseguridad (que se ha logrado abatir, considerablemente) y con el daño producido por la pandemia y su consecuente afectación económica.

Así que bien podríamos necesitar a una mujer que cuente con la capacidad académica y la sensibilidad política, para poder sumar a tiros y troyanos y gobernar entre todos y para todas y todos. No es tarea fácil, pero hay mueres en todos los partidos políticos, que podrían ser abanderadas de sus respectivas coaliciones. Daré el nombre de las más visibles: Claudia Ruiz Massieu, Beatriz Mojica Morga, Adela Román Ocampo, Nestora Salgado, Guadalupe González Suástegui, hay otras del mundo académico, como Rosa Icela Ojeda Rivera, que también darían la talla, sin lugar a dudas, o del mundo empresarial y filantrópico, como Susana Palazuelos. 

Todos sabemos también de la necesidad de la paridad en el género, en al menos siete entidades de la república, para cada partido. Esa es la resolución del INE, que aun cuando ha sido objetada constitucionalmente por el Senado de la República, ha permeado en la voluntad de los partidos políticos y su militancia. Así que veremos a mujeres de candidatas a Gobernadoras, como nunca lo habíamos visto antes. 

Nuestro México y Guerrero es un gran mosaico, desigual. Es una realidad. Así es nuestro país, aquí lo palpamos, y lo vivimos a veces con dolor y con impotencia, pero al mismo tiempo con esperanza, porque sabemos que hay muchas mujeres y hombres de buena voluntad, que están decididos a que a Guerrero le vaya bien. Más allá de grupos de interés, está por encima el interés superior de la nación y en este caso, de nuestra patria chica, Guerrero. 

Tengo que confesar que soy un admirador permanente del género femenino, en su momento, mi abuela, mi madre, hoy mi esposa, mis compañeras, mis colaboradoras, mis hijas. El mundo no podría entenderse sin ellas.

Ojalá que los partidos políticos postulen a las y los mejores ciudadanos en esta contienda electoral, y recordemos al término de la misma que todas y todos somos ciudadanos.

Recuerden queridos amigos, que a mi mueve, únicamente y exclusivamente, la Pasión por Guerrero.

Les abrazo.

COMPARTIR