Guillermo Hernández Acosta

Tecpan a 18 de noviembre del 2020.- La noche de ayer murió don Herminio Rendón Avilés, uno de los principales pilares de la fiesta patronal en honor a San Bartolomé Apóstol, quien durante décadas fue el encargado de ensayar las 7 danzas tradicionales que se bailan en el interior de la capilla del santo patrón.

Desde hace algunos meses, informaron sus familiares su salud se vio agravada debido a una enfermedad crónica y por su edad poco a poco su condición se fue deteriorando.

Don Herminio Rendón, no sólo fue un incansable promotor de nuestra máxima fiesta patronal si no también se dedicó a la elaboración de las tradicionales máscaras del viejo, la vieja, del tigre y del macho mula, al igual que los atuendos que se utilizan en las danzas de los mapaches, la pluma y los panaderos.

Integrante del grupo cultural “capilleros” a Rendón Avilés le fue reconocida su trayectoria con una pintura de medio cuerpo observando de frente una máscara de madera dándole los últimos detalles, obra que fue pintada en la pared de una casa ubicada en la calle Valente de la Cruz.

Durante muchos años, celoso de su trabajo pero al mismo tiempo hombre serio y cabal desde joven su actividad siempre fue el campo se ganó la vida de esa manera y formó una familia ejemplar que en todo momento lo apoyo en su inquietud por promover la fiesta del pueblo.

Fue presidente del comité organizador de la fiesta patronal en honor a San Bartolomé Apóstol, busco siempre integrar a las personas mayores que tenían la suficiente sabiduría y conocimiento de cómo debía prepararse casa una de las actividades para generar la imagen de San Bartolito.

Con la muerte de Herminio Rendón Avilés, se corre el riesgo de que las danzas desaparezcan ya que desafortunadamente las nuevas generaciones no han querido involucrarse en la organización o ensayos de las danzas y eso siempre fue señalado por en cada una de sus intervenciones.

Su partida, deja un profundo dolor en su familia y quienes lo conocieron aseguran que sin el, la fiesta patronal, las danzas y los cantos ya no serán lo mismo.

COMPARTIR