Estimados lectores, tan solo han transcurrido dieciocho días de este año y ya acontecieron hechos históricos, bueno, aunque no tan positivos, aunque ¿¡qué ha sido positivo en estos días!?, tal vez la vacuna, pero aún queda un recorrido bastante largo para que toda la población pueda acceder a ella. Recordemos hace unos par de días, cuando diversos protestantes tomaron el capitolio de Estados Unidos. También han sucedido otros hechos que no son históricos, sino simplemente más de lo mismo en nuestro adorado estado, es decir, de nueva cuenta, nuestro gobierno municipal nos trata de ver la cara con reformas absurdas para los tiempos que vivimos, como aumentos generalizados cuando nos encontramos en plena pandemia, ¡por favor, qué alguien les avise!, porque creo que no se han enterado… En fin. 

En tan solo estos escasos días, poco más de mitad de mes, nos hemos percatado como MORENA, ¡no es la esperanza de Guerrero!, sino la esperanza para algunos políticos, ya que todos quieren llevarse el estandarte de MORENA rumbo a la gubernatura, y no aceptan las decisiones de sus dirigentes nacionales, es decir, en ese partido existe una completa ingobernabilidad, ya ni mencionar el compañerismo, donde la ambición por llegar a ser gobernador es más importante que construir un mejor estado, un estado que amamos, y no es algo difícil de comprender, basta con observar la guerra sucia que dirigen pre-candidatos en contra de su propio candidato, o sea, no les interesa el daño que le puedan causar a su propio partido con tal de ser ellos quienes sean elegidos, motivo por el cual me surge una incógnita: ¿por qué está tan segura la clase política de MORENA que con tan solo llevar los colores de ese partido, pueden ganar?, digo, existen otras opciones que pitan mucho más confiables, o bueno, por lo menos cuentan con unidad en sus partidos para afrontar el mayor reto que es gobernar Guerrero.

Es por ello, que me gustaría hacer una reflexión con todos ustedes y recordar el dicho: “Lo que mal empieza… Mal acaba”, no dejemos que esto nos suceda, cambiemos, no empecemos mal, en serio, no empecemos mal, son tiempos sumamente complicados para el mundo y sobre todo para nuestro país, en donde la economía se encuentra en una línea muy delgada entre el completo abismo de la recisión, o por lo menos mantenernos hasta que esta pandemia sucumba y termine, no nos dejemos influenciar por colores o por partidos, sino por candidatos, por propuestas, por trabajo, por dedicación, por liderazgo y sobre todo por amor a Guerrero, porque recordemos el trabajo de la clase política es representar a su pueblo, no sus intereses políticos o económicos como ha quedado completamente demostrado a lo largo de estos ya eternos primeros días del 2021, donde aun después de la designación de su candidato, siguen en conflictos internos absurdos. No caigamos de nueva cuenta, porque vienen tiempos que probablemente sean los más difíciles desde que empezó esto a ya casi un año, es más, que empezó hace décadas y necesitamos un capitán que mantenga a flote este barco en el que estamos todos los guerrerenses.

Y con este refrán me despido: “Cuando el río suena, agua lleva”, no caigamos de nueva cuenta en promesas falsas como siempre, cuando los hechos nos muestran otra circunstancia, recordemos que todos somos uno, porque todos somos guerrero y juntos podemos, el verdadero trabajo unido, hace el verdadero cambio para nuestra sociedad.

Por: Juan Manuel Ramirez Mendoza 

Redes: 

Insta: @jm.ramirezm

Twitter: @Jmramirezm1

 

COMPARTIR