Por Eduardo Flores Salado

El obispo de Acapulco Leopoldo González González, llamo a respetar las medidas sanitarias ante el grave repunte de contagios por Covid-19 y salga pronto la pandemia y haya menos decesos por esa enfermedad.

En su comunicado dominical el prelado católico dijo para reforzar el cuidado de toda la sociedad a partir del cuidado de cada uno, de acuerdo a lo anunciado por la Federación, el lunes próximo volveremos al color naranja, que indica que estamos en alto riesgo de contagio. 

“Las medidas preventivas ya las conocemos y hemos de guardarlas también quienes ya estamos vacunados: uso de cubreboca, distancia de metro y medio, lavarnos las manos, evitar aglomeraciones y salidas no necesarias, estar atentos a cualquier síntoma y acudir al médico Que el sufrimiento y la preocupación por seres queridos contagiados no llegue a más hogares.  Todos ayudemos a ello”, expresó.

Agregó que se celebr la primera Jornada Mundial de los abuelos y Mayores. El Papa Francisco la instituyó para celebrarse cada año, el cuarto domingo de Julio y que las razones para hacerlo él mismo las expresa: los abuelos y mayores son un gran bien para la humanidad, son el eslabón entre generaciones, los encargados de transmitir a las nuevas generaciones la experiencia de vida y la fe; sin embargo muchas veces son olvidados y también frecuentemente los mayores olvidamos cumplir nuestra misión. 

“A cada abuela y cada persona mayor el Papa nos recuerda la promesa de Jesús: Yo estoy contigo todos los días, y sigue enviando ángeles para aliviar tu soledad. ¿Quiénes son esos ángeles? A veces tienen “el rostro de nuestros nietos, otras veces el rostro de familiares, de amigos de toda la vida o de personas que hemos conocido durante este momento difícil”, dijo.

Señaló que el Papa nos invita a que, con motivo de esta jornada “¡cada abuelo, cada anciano, cada abuela, cada persona mayor —sobre todo los que están más solos— reciba la visita de un ángel!” Preguntémonos: ¿A quién y cómo hemos de hacernos cercanos? No dejemos de hacerlo. 

“En nuestros sueños de justicia, de paz y de solidaridad está la posibilidad de que nuestros jóvenes tengan nuevas visiones, y juntos podamos construir el futuro”. Al vernos en medio de estas crisis en que estamos, muchos abuelos nos pueden decir: “Ánimo, de otras también muy difíciles hemos, salido adelante”, finalizó.

COMPARTIR