Por Julio Zenón Flores Salgado

Hay tres factores nuevos que se deben de considerar para poder compenetrarse en la manera en que los candidatos (y el candidato o candidata de Guerrero en particular) del Morena se van a definir, quien no lo entienda y piense que las cosas deben de seguir su curso siempre de la misma manera, pase lo que pase, es que no han aprendido nada de la táctica y la estrategia en la política, que no tienen nada que ver con la significación de esos términos en la milicia.

Los tres factores o variables, que se introducen en el proceso de selección de candidatos son:

1.- El nombramiento de Mario Delgado como presidente de Morena

2.- El Triunfo de Joe Biden en USA y

3.- La resolución del INE sobre la paridad de género total, aplicada a las gubernaturas en disputa.

Veamos cada parte:

1.- El nombramiento de Mario Delgado como presidente de Morena

El arribo del nuevo presidente al Comité Nacional de Morena, Mario Delgado, cambia las condiciones internas para las o los aspirantes, pues Delgado tiene una personalidad muy distinta a la de Alfonso Ramírez Cuellar y responden a intereses distintos, tienen amigos diferentes y formaciones diferentes. Tan simple como decir que Ramírez Cuellar tenía más cercanía con los llamados “puros” y Mario Delgado, con Marcelo Ebrard y los “dialoguistas”

“Cuando podemos aniquilarlos, lo hacemos con toda decisión; cuando no podemos aniquilarlos, tampoco nos dejamos aniquilar por ellos. El no combatir cuando hay posibilidades de vencer es oportunis¬mo. El obstinarse en combatir cuando no hay posibilidad de vencer es aventurerismo” (4) 4. Lin Piao ¡Viva el triunfo de la guerra popular! (folletos)

Ramírez Cuellar, tiene formación marxista, hubiera preferido ganar con los mejores perfiles, con cuadros formados, con gente de arraigo izquierdista que le permitieran aplicar medidas de izquierda en los nuevos estados y profundizar la 4T. Eso en Guerrero favorecía a la gente del difunto maestro César Núñez, sólo hay que ver que le dio espacio a Marcial Rodríguez y que envió a Guerrero como delegada nacional a Rocío Bárcenas, esposa de César y que César estaba a punto de ser nombrado delegado del gobierno federal (ese nombramiento lo frustró la sorpresiva muerte del maestro al perder la batalla ante el COVID-19)

En la visión del anterior dirigente nacional, se acomodaban bien Pablo Amilcar, Nestora Salgado y Adela Román, un poco más lejanos Félix Salgado y para nada Luis Walton ni Beatriz Mojica (entre otras cosas por ser externos, pues él se inclinaba por dar oportunidad a los de adentro de Morena) 

“,.. sólo se puede vencer a un enemigo más poderoso empeñando los mayores esfuerzos y mediante la utilización más cuidadosa, prudente, minuciosa, diestra y obligatoria de cualquier “fisura”, aún la más pe¬queña, entre los enemigos… Quie¬nes no hayan demostrado en la práctica, durante un lapso bastante con¬siderable y en situaciones políticas bastante variadas, su habilidad para aplicar esta verdad en la práctica, no han aprendido todavía a ayudar a la clase revolucionaria en su lucha por liberar de los explotadores a toda la humanidad trabajadora, Y esto se aplica tanto al periodo anterior a la conquista del poder político por el proletariado, como posterior. ” (17) 17. Lenin. El izquierdismo enfermedad infantil del comunismo Pag.176

 

Mario Delgado, en cambio, sólo busca ganar las elecciones y no le importa el perfil político de izquierda o conservador, lo que le importa es que “sea competitivo”, no le importa si es de Morena o es de otro partido, con tal de que gane las elecciones, para lo cual en vez de una evaluación ya filtró que le basta con encuestas, que le digan quien es el más popular.

En ese tenor ya quedan al mismo nivel tanto Pablo Amílcar Sandoval, que ha hecho una estupenda campaña de posicionamiento (de manual, en la que colaboraron incluso sus malquerientes), al igual que el carismático Félix Salgado Macedonio, pero el resto de aspirantes tienen la oportunidad de medirse en la encuesta, sin importar de dónde vengan. Eso incluye de nuevo a Luis Walton y a Beatriz Mojica, que dado que han hecho campañas estatales son conocidos a nivel estado. La dificultad estriba en que ya no habrá tiempo para promoverse, la encuesta será arrancada el 15 de noviembre. El que se movió se movió y el que se quedó esperando los tiempos, sorry.

En la visión de Ramírez Cuellar se bastaba con la fuerza propia para ganar y no tener que hacer compromisos con otros partidos o personajes “menos revolucionarios”; con Mario Delgado, en cambio, si para asegurar el triunfo es necesario promover alianzas, se hacen y para eso él dio muestras en la cámara de diputados, de saber consensuar con otros partidos, en especial con el PVEM y el PES, pero también con el PT y hasta con el PRI y el PAN, cuando fue necesario. Eso abre otro escenario para las alianzas, tanto en Guerrero, como en San Luis Potosí, con el PT y PVEM respectivamente.

2.- El Triunfo de Joe Biden en USA

El triunfo del candidato del Partido Demócrata en las elecciones de Estados Unidos, Joe Biden, nunca comprometió tanto la política interna como en esta ocasión. El presidente López Obrador se metió a la campaña del perdedor, como no se había hecho en ningún régimen anterior, quiso tener un trato de “amigo” con un país acostumbrado a mandar, a avasallar, a utilizar… y terminó utilizado para los spots de la campaña de Donald Trum y permitiendo la participación entusiasta de morenistas de ambos lados de la frontera en promocionar al racista candidato de los republicanos.

De hecho, entre muchos migrantes, ganarle a Trump se convirtió en sinónimo de ganarle a AMLO y los amloistas lo tomaron así, a tal grado que compartieron las acusaciones de fraude del presidente Trump. Trump y AMLO, jugaron en USA y perdieron la elección.

El resultado, más que afectar las relaciones bilaterales, que ya tienen establecido un protocolo más o menos rígido y no se puede cambiar a voluntad por el nuevo presidente estadunidense, afectará, por la participación, mucho más activa que antes, de los migrantes mexicanos para aportar votos al triunfante Biden.

Escuché a activistas migrantes de izquierda, que dirigen poderosas organizaciones migrantes, hablar del poder de su voto con mucho entusiasmo y de su vocación de que ese voto que ayudó a ganar a Biden, también ayudó a ganar a AMLO en su momento…y volverá a influir en México en el 2021.

Uno de ellos hablaba de la campaña “vota por mí”, que no es otra cosa que llamarle a sus familiares que viven en cualquier estado mexicano para pedirles que vayan a la urna el día de la elección y sufraguen por el candidato que ellos les pidan.

La realidad es que los migrantes están más empoderados que nunca, aún aquellos que no pudieron votar en USA, saben del poder del voto y no hay duda que lo usarán en México y no se puede olvidar del peso que tienen, tanto moral como económico en amplias regiones de México y de Guerrero en lo particular.

No hay duda de que el voto migrante va a definir en muchas regiones mexicanas, los resultados de las elecciones de gobernador. Veo principalmente su influencia en las regiones fronterizas, donde los gobernadores actuales de por sí andan alebrestados con AMLO, en especial Nuevo León, Zacatecas, Tamaulipas, Chihuahua y Baja California, y en el centro y sur, en los estados expulsores de migrantes: Guanajuato, Michoacán y Guerrero.

Eso le daría, teóricamente, un aire a los candidatos opositores a Morena, si es que saben aprovechar esa coyuntura. De Guerrero, por ejemplo, el PRI y el PRD, mantienen muy buena relación con organizaciones migrantes de Chicago y de Los Ángeles y conocen en qué zonas de la entidad influyen de manera determinante, San Marcos y la zona Norte, por ejemplo.

Eso también le obliga a Morena a no confiarse en su sola fuerza y ni pensar en candidatos poco atractivos para el electorado.

3.- La resolución del INE sobre la paridad de género total, aplicada a las gubernaturas en disputa.

El mismo viernes que ganó Biden y que tomó protesta la nueva directiva de Morena en México, también sesionó el INE y resolvió que deben proponerse al menos 7 mujeres en las candidaturas a gubernaturas.

Morena y el PAN expresaron su postura en contra, pero la mayoría lo aprobó, fueron 9 contra dos, y eso implica que todos los partidos, nuevos y viejos tienen que postular mujeres en 7 de las 15 gubernaturas en disputa, pero mientras los nuevos pueden hacerlo donde gusten, los viejos, incluido Morena, tendrán que postular al menos a cuatro de ellas en estados con posibilidades de ganar.

De los 15 estados donde competirá, Morena sólo tiene posibilidades de perder en tres o cuatro, tres más serán muy competidos y en 8 parecer ser que ganaría sin problemas. En cuatro de estos 8 debe postular mujeres: Guerrero, Baja California, Nayarit, Colima, Tlaxcala, Michoacán, Zacatecas y Campeche.

La airada reacción del coordinador del senado Ricardo Monreal, fue una muestra de que le altera sus planes y que en algún lugar donde uno de sus favoritos estaba bien colocado, tendría que ceder el espacio a una mujer, posiblemente ese lugar sea Guerrero.

De ellos ya están asegurados para mujer Colima, Tlaxcala y Campeche, faltaría definir si va una mujer más en Guerrero, Michoacán o Baja California, donde hay de los dos géneros disputando la candidatura y la decisión le queda a la dirigencia del partido y no será nada sencillo resolver… a menos que se opte por la sencilla fórmula de la encuesta a costa de la calidad del candidato.

En estos tres estados las cosas se complican porque en Michoacán se tendría que hacer a un lado al veterano cardenista Cristóbal Arias, en tanto que, en Guerrero y Baja California, a sendos ex superdelegados, por lo cual lo más probable es que, si nos apegamos a la personalidad de Delgado, se defina en dos encuestas, una entre hombres y otra entre mujeres para luego encuestar a los ganadores de cada género. Si ninguna mujer ganara, tendría que hacerse por arreglo político. El caso es que Michoacán, Guerrero o Baja California, llevarán candidata mujer, pero difícilmente serán las tres entidades entregadas a mujeres.

Para ganar en la mesa, contará mucho la relación política y hasta personal, tanto con Mario Delgado, como con Marcelo Ebrard y por supuesto con el presidente López Obrador

*En Guerrero entran a la disputa Irma Eréndira, Adela Román, Beatriz Mojica y Nestora Salgado para hacerse e la candidatura, frente al ex superdelegado Pablo Amílcar, el senador Félix Salgado, el diputado Rubén Cayetano y el empresario Luis Walton.

*En Michoacán, se complica la candidatura de Cristóbal Arias, antiguo colaborador de Cuauhtémoc Cárdenas, pues tendría que medirse y ganarle a Celene Lucía Vázquez; 

*en Baja California, se le complican las cosas al ex super delegado Jesús Alejandro Ruiz, pues la alcaldesa de Mexicali Marina del Pilar Ávila, está bien posicionada y además es cercana a Mario Delgado. 

En resumidas cuentas, en Guerrero se debe considerar que quien abandere tenga una propuesta para atraer el voto migrante, que sea capaz de ganar una encuesta y que sea mujer.

COMPARTIR