Por Enrique Silva M.

 A nadie le agrada hacer fila y soportar largas esperas para realizar algún trámite, recibir un bien o servicio o para poder acceder a algún establecimiento. Hoy día con la Pandemia del Covid 19 a nadie gusta hacer largas filas para poder recibir la vacuna contra la enfermedad o para que le hagan la prueba para conocer si la porta, a nadie por supuesto agrada tener que formarse y esperar para recibir atención médica para enfrentar al peligroso virus.

 ¿Pero que tal el año pasado por ahí de mayo cuando mucha gente hizo largas filas para comprar cerveza o cuando reabrieron establecimientos y a la gente no le importó tener que formarse para poder acceder y no precisamente para adquirir artículos de primera necesidad?

 La inconsciencia de muchos lleva a que nuevamente se hagan filas enormes ya no solo para recibir vacunas o pruebas Covid, las filas vuelven a ser para ser admitidos en hospitales, conseguir tanques de oxígeno, medicamentos o realizar trámites funerarios del pariente que falleció por el virus.

 La imprudencia vuelve a asomarse con la misma fuerza que la tercera ola del Covid 19, solo hay que ver como cada vez más gente anda sin cubrebocas y se molesta si alguien les pide acatar las medidas sanitarias, todos ellos son fuertes candidatos a formar nuevas filas…en busca de atención médica o de ¡servicios funerarios económicos!

COMPARTIR