Juan José Romero

Chilpancingo, 15 de noviembre de 2020.- Un aproximado de 12 mil habitantes de más de 20 comunidades de los municipios de Heliodoro Castillo, San Miguel Totolapan  incluso de Apaxtla de Castrejón se encuentran en serio riesgo de quedar incomunicados, debido a que la carretera que da acceso y salida está destruida.

Esto luego del paso del huracán “Ingrid” y la tormenta tropical “Manuel” —hace siete años—y nunca fue reparada y ahora la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ordenó prohibirles el paso por la cortina de la Presa hidroeléctrica “El Caracol”.

El dirigente del Grupo Sierra, Severo Oyorzábal Díaz, señaló que ante la determinación de los altos directivos de la CFE de ya no permitirles el paso por la cortina de la mencionada presa, esta semana sostuvieron  un acercamiento con ellos en la Superintendencia de la Paraestatal ubicada en Chilpancingo “para que cuando menos dejen pasar en determinada hora”.

Refirió que en septiembre de 2013 cuando “coincidieron” el huracán “Ingrid” y la tormenta tropical “Manuel”, las torrenciales lluvias destrozaron completamente la carretera de ocho kilómetros que conectaba a Nuevo Poblado, El Caracol con Apaxtla de Castrejón, que es por la cual entraban y salían los habitantes de más de 20 comunidades de los municipios de Heliodoro Castillo —en su mayoría— así como de San Miguel Totolapan e incluso del propio Apaxtla de Castrejón.

Explicó: “ya para llegar a la presa de El Caracol existía un camino que le daba hacia el lado derecho de la presa para no pasar por la cortina, pavimentadito y toda la cosa, hasta Nuevo Poblado El Caracol, pero desde esa ocasión se cayó ese camino”, señalo.

Desde aquella ocasión —septiembre de 2013— los habitantes de los pueblos asentados en esa zona tuvieron que pasar por la cortina de la presa de El Caracol, para entrar y salir para hacer sus compras o acudir al médico hacia la zona Norte, que es a donde les queda más cómodo.

Indicó que “con muchos trabajos y restricciones de horario, porque a determinadas horas no podían pasar”, durante estos siete años, los habitantes de comunidades como Nuevo Poblado El Caracol, Tetela del Río, Buenavista de los Hurtado, Amacahuite, El Órgano, Ixtayotla y otros más del municipio de General Heliodoro Castillo —incluso de la propia cabecera municipal, Tlacotepec”, así como de otras como Coronillas, San Miguelito, San Nicolás del Oro, Jimotla, de San Miguel Totolapan y Apaxtla de Castrejón, utilizaron la cortina de la presa de El Caracol para tener comunicación hacia la zona Norte.

Rl líder social,  lamentó Oyorzábal Díaz, “de plano ahora los de la CFE prohibieron definitivamente el paso por la cortina, ya no van a dejar pasar, pero no nada más se trata de los habitantes de Nuevo Poblado El Caracol sino de otras 20 comunidades más”.

Agrego que en reiteradas ocasiones el Grupo Sierra y los comisarios de las mencionadas comunidades afectadas por esta situación solicitaron la reconstrucción de la carretera de ocho kilómetros que va de Nuevo Poblado El Caracol a Apaxtla de Castrejón, “para ya no seguir molestando a los de la CFE, porque al final de cuentas tienen razón en que tienen que cuidar ese patrimonio nacional”, sin embargo, ninguna autoridad estatal, federal o municipal les hizo caso.

Señaló que los lugareños de las más de comunidades afectadas, que son más de 12 mil, están angustiados por la prohibición de la CFE, ya que es una vía importante de comunicación hacia la zona Norte, pues incluso recordó que cuando los habitantes de Tlacotepec no podían salir por Xochipala ni por Carrizalillo, tenían que darle la vuelta por ese lado.

Por esta situación, el ex presidente municipal de Tlacotepec indicó que seguirán insistiendo ante la CFE para que les permita el paso cuando menos durante algunas horas al día, mientras que también reiterarán su petición a las autoridades federales, estatales y municipales para que se reconstruya el camino que quedó destrozado desde hace siete año y que nunca fue reparado para ya no seguir molestando a la paraestatal, insistió. 

COMPARTIR