Juan José Romero 

Chilpancingo, 13 de septiembre de 2021.- A partir del próximo lunes, Guerrero pasara a semáforo epidemiológico amarillo informo el secretario de Salud en el estado, Carlos de la Peña Pintos.

Durante la conferencia de medio día en donde se da conocer el panorama de la pandemia por Covid-19, el funcionario estatal informo que recibieron información de la federación determinando que a partir de este lunes y hasta el 3 de octubre Guerrero permanecerá el semáforo epidemiológico Amarillo.

“El señor gobernador ha recibido la información y estaremos a partir del lunes 20 de septiembre al 3 de octubre, estaremos en semáforo amarillo, esta es la evolución que hemos tenido de manera gradual, de manera seguro y esto desde luego modificara algunos porcentajes de aforos”, expuso.

Sin embargo, De la Peña Pintos, señalo que los cuidados deberán continuar ya que la enfermedad del Civid-19, sigue estando presente, y no se puede haber  descuidos.

Insistió que la población deberá continuar con el uso del cubrebocas, lavado constante de manos, lugares ventilados, evitar aglomeraciones y evitar más de una hora en lugares cerrados y procurar la purificación del aire, señalo.

En las últimas horas se detectaron en la entidad, 61 nuevos casos, con mil 47 casos activos, en el lugar 28 a nivel nacional en la incidencia de casos activos, y en cuanto a nivel estatal, se está en 30 puntos por cada cien mil habitantes.

En la tendencia de casos activos se tiene 178 pacientes, de los cuales 24 se encuentran en estado crítico de salud y 154 pacientes graves; se registran 15.5 defunciones por día en promedio en lo que va de septiembre, falleciendo en las últimas 24 horas seis pacientes de Covid lo cual es una disminución considerable.

En cuanto al porcentaje de ocupación de camas, se tiene un 23 por ciento en camas en general por debajo de la media nacional que es de 41 por ciento, mientras que en camas con pacientes intubados Guerrero se ubica en 11 por ciento por debajo de la media nacional que es de 30 por ciento.

Mientras que la campaña de vacunación continua avanzando y en ese sentido el delegado de los programas sociales, Iván Hernández informo de la aplicación de segundad dosis de la vacuna Sinovac para jóvenes de 18 a 29 años de los municipios de la Región Costa Grande con un estimado de 58 mil vacunas de los municipios de Atoyac; Benito Juárez; Coyuca de Benítez; La Unión, Tecpan; Zihuatanejo y Petatlán.

Semáforo COVID: 24 estados quedan en amarillo, 4 en naranja y 4 en verde

El mapa COVID tiene algunos cambios de color, de acuerdo con la Secretaría de Salud. Estos son los estados que pasan o se mantienen en amarillo.

La Secretaría de Salud (SSa) dio a conocer el cambio de semáforo epidemiológico en el país en esta tercera ola de la pandemia de COVID-19, en el que destaca que ninguna entidad tiene el color rojo, que indentifica el riesgo máximo.

En su informe técnico diario, la SSa detalló que hay cuatro entidades en color naranja, 24 en amarillo y cuatro en color verde. El semáforo epidemiológico entrará en vigor del 20 de septiembre al 3 de octubre.

La dependencia federal detalló que en 24 horas se sumaron 192 decesos a causa del COVID-19, para un total de 270,538 personas que han perdido la vida a causa de la enfermedad.

Respecto al número de casos reportados, en 24 horas se acumularon hasta este viernes 3,754 casos. En la tercera ola de la pandemia en total hay 3 millones 552,938 casos.

El Edomex y la CDMX en amarillo

El gobierno de la Ciudad de México, a cargo de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que la capital pasa a semáforo amarillo a partir del próximo lunes 20 de septiembre.

Desde la entrada de este color desde el pasado 6 de septiembre, quedaron eliminadas las restricciones en aforos y horarios en restaurantes, plazas comerciales, gimnasios, oficinas, museos y diversos comercios.

Conoce más:

Una enfermera de la Secretaria de Salud Jalisco, revisa la prueba de Covid-19 que realizó durante la jornada en el módulo de pruebas gratuitas en el centro de Tlaquepaque.

Mientras que el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, informó que la entidad entrará semáforo amarillo a partir del lunes 20 de septiembre, debido a la baja en los contagios y en las hospitalizaciones.

Estados en semáforo amarillo (24 entidades en riesgo medio): Aguascalientes, Estado de México, Ciudad de México, Sonora, Nuevo León, San Luis Potosí, Querétaro, Hidalgo, Tlaxcala, Puebla, Guerrero, Veracruz, Campeche y Yucatán.

También: Baja California Sur, Nayarit, Jalisco, Durango, Coahuila, Zacatecas, Michoacán, Guanajuato, Oaxaca y Quintana Roo.

Estados en semáforo verde (4 en riesgo bajo): Baja California, Chiapas, Chihuahua y Sinaloa, son las únicas entidades que están en semáforo verde.

A CRISIS DEL CORONAVIRUS

La tercera ola del coronavirus cede en México tras causar menos muertes que las anteriores

Un contagio menor entre personas mayores, apoyado en la vacunación, ayuda a entender un pico menos severo que, en cualquier caso, se llevó por delante miles de vidas

México está dejando atrás lo peor del tercer gran pico de contagios en lo que va de pandemia: los datos de contagios y muertes anunciadas diariamente llevan casi un mes de descenso continuado. Y aunque los casos alcanzaron niveles nunca antes vistos (la media móvil semanal se colocó en casi 20.000 diarios), las muertes confirmadas y sospechosas apenas llegaron a la mitad en su punto más álgido (menos de 700 diarias) en comparación con la cresta de la segunda ola, a inicios de año, cuando se registraba una media de casi 1.500. La vacunación, cierta inmunidad adquirida por infecciones pasadas (probablemente más incierta que la proporcionada por la vacuna), y un mayor contagio entre personas más jóvenes ayudan a entender esta diferencia entre casos y muertes.

Pocos países en el mundo han sufrido un impacto tan fuerte de la covid como México: las muertes en exceso durante este último año y medio son de casi medio millón cuando se compara con periodos anteriores de similar duración, según datos oficiales recopilados por The Economist. Pero la mayoría de ellas se concentraron en la primera ola, en la que la infradetección de casos y muertes distorsiona notablemente los datos de casos oficiales y sospechosos, y también en la segunda, cuando la detección ya había mejorado al menos ligeramente.

Ciudad de México aplica la segunda dosis de la vacuna a personas de 30 a 39 años

La hipótesis de que México ha detectado una proporción mayor de los casos reales en esta tercera ola podría explicar al menos en parte el menor ratio aparente entre casos y muertes: desde este punto de vista, la diferencia sería un espejismo. Pero así como durante la primera ola la infradetección tenía su justificación en un sistema que no estaba preparado para detectar un virus nuevo para el mundo entero, no hay razones sólidas para pensar que la diferencia en capacidades entre la segunda y tercera sea igual de notable. La que fue de octubre de 2020 a abril de 2021 fue una ola lenta, de crecimiento paulatino, que permitió una detección progresiva de un patógeno que ya empezaba a conocerse mejor.

Asimismo, resulta significativo que aunque las muertes confirmadas y sospechosas en la tercera ola nunca alcanzaron los niveles siquiera iniciales de la segunda, las hospitalizaciones sí las superaron en un cierto momento, día por día, aunque nunca en su acumulado.

A no ser que asumamos una mejor detección de casos moderados o severos (los que requieren hospitalización) en la tercera ola en comparación con las anteriores, algo poco probable debido a la clara sintomatología y el filtro médico inevitable que caracteriza a los casos de covid que acaban en un hospital, cabría deducir que ha habido una menor letalidad del virus entre personas hospitalizadas con covid.

Las nuevas rutas del contagio

El tercer pico ha afectado de manera desproporcionada a los menores de 30 años en comparación con el segundo. Por el contrario, los mayores de 70 y 80 años han tenido tasas de incidencia per cápita que representan en torno a un 40% menos de las observadas entonces.

Como el factor de riesgo para muerte más importante en la covid es la edad, aquí hay una primera razón mecánica que explicaría buena parte de la menor letalidad: una epidemia más joven es también una epidemia menos mortal.

La distribución territorial también es informativa: la Ciudad de México y Baja California Sur han sufrido dos picos importantes después de haber tenido otros en el pasado. La reinfección sigue siendo un evento poco frecuente, pero sí cabe suponer que es más probable en zonas con epidemias repetidas.

La inmunidad adquirida por enfermedades pasadas no se circunscribe a impedir contagios futuros hasta que desaparece, sino que se entiende mejor como una serie de defensas adquiridas por el cuerpo para manejar mejor infecciones futuras. Una parte (quizás pequeña) de la menor letalidad de la tercera ola podría residir, paradójicamente, en el altísimo precio que ha pagado hasta ahora México en contagios durante 2020 y el primer tercio de 2021.

La vacunación, clave

Para acabar de entender por qué este pico de la pandemia ha circulado menos entre personas de más años, o por qué su efecto en la capital ha traído menos muertes, es imprescindible considerar que la vacunación tanto entre los perfiles de tercera edad como en otros adultos en la Ciudad de México ya estaba bastante presente cuando la tercera ola empezaba a crecer.

En México, como en el resto del mundo, las vacunas están demostrando que su punto fuerte está en evitar enfermedad severa y muerte por covid, más que contagios. Esto es particularmente cierto cuando hay alta circulación del virus porque solo una minoría de la ciudadanía está vacunada: el SARS-CoV-2 tiene entonces más espacio para moverse entre los no vacunados y puede acabar saltando a vacunados, pero estos disponen de un equipamiento mucho más poderoso para combatir las consecuencias de una eventual infección sintomática.

Para el 1 de junio, momento aproximado de inicio de esta tercera ola, ya había 25 dosis por cada 100 habitantes administradas en el país. Dos meses después, en la cumbre, esta tasa se había doblado.

En aquella última semana de julio México batía su récord de administración de vacunas: 6,7 millones. 1 de cada 20 mexicanos recibió una dosis aquella semana. Pero el ritmo ha bajado desde entonces. La semana pasada, del 6 al 12 de septiembre, México puso menos de la mitad: unos 3 millones.

México no es el único país de la región al que le está costando sostener sus mejores ritmos: Colombia o Perú se encuentran en una situación similar. La diferencia con Argentina, Brasil o Ecuador, cuya curva de dosis acumuladas se ha empinado notablemente en las últimas semanas, no ha hecho sino crecer. El factor principal no parece ser la capacidad logística de cada nación, sino más bien la llegada de los propios viales a cada una de ellas. Si México no estabiliza su flujo de importaciones, queda espacio para que una cuarta ola produzca, si bien nunca tantas muertes como la primera o la segunda (o incluso la tercera, que al fin y al cabo ha segado miles de vidas), una marca que muchas familias no olvidarán.

COMPARTIR