En histórica sesión celebrada el viernes 6 de noviembre pasado, el Consejo General del INE, instruyó a los partidos políticos nacionales, locales, coaliciones o candidaturas comunes asignar a mujeres, al menos, 7 de las 15 candidaturas a las gubernaturas que habrán de elegirse el próximo año. Examinaremos las aristas de esta decisión, dado que la paridad en la postulación de candidaturas tiene un largo recorrido, pues ha sido la línea que ha seguido el constituyente en los años recientes con el ánimo de privilegiar el acceso de las mujeres a cargos públicos. 

En 2014, pasamos de las cuotas a la paridad a nivel constitucional, pero solamente en candidaturas a legisladores federales (diputados federales y senadores) y locales.  El Tribunal Electoral amplió este mandato para que la mitad de las candidaturas a las presidencias municipales sean para mujeres. En 2019, se consumó la llamada “paridad total”, donde se plasmó la obligación del Estado mexicano para que todos sus órganos estén conformados de manera paritaria, con la participación de hombres y mujeres en igualdad de condiciones. En materia política, el artículo 35 se reformó para quedar estipulado que son derechos de la ciudadanía poder ser votada en condiciones de paridad para todos los cargos de elección popular; mientras que el artículo 40 refiere que los partidos políticos en la postulación de sus candidaturas observarán y garantizarán el principio de paridad de género.  

Los argumentos de quienes se oponen son: 1. Se trata de cargos unipersonales que están excluidos del cumplimiento de la paridad. 2. Se está fuera de tiempo de emitir los criterios, toda vez que en varios estados ya inició el proceso electoral y no es posible modificar las reglas del juego. 3. El INE no está facultado para legislar ni fijar lineamientos relacionados con el procedimiento por el que los partidos designarán las candidaturas a las gubernaturas, esta labor le corresponde al legislador estatal y ya se encuentra regulado en cada ley.

Por su parte, la autoridad basó su determinación en: 1. El INE es el único facultado para dar cumplimiento integral del principio de paridad de género en las candidaturas a las gubernaturas de las 15 entidades federativas que renovarán la gubernatura. 2. Si el poder legislativo no realiza las modificaciones que den cauce a la paridad, las autoridades administrativas pueden dictar las medidas. 3. No es que el INE suplante o asuma tareas del legislativo, sino que está haciendo operativo un principio establecido en la Constitución. 4. Los artículos 35 y 41 citados no excluyen expresamente a los cargos unipersonales, como lo son las gubernaturas, en tal virtud, la paridad de género debe garantizarse en las candidaturas de todos los cargos de elección popular, sin distinguir si se trata de un puesto unipersonal o colegiado. 5. No es una modificación fuera de tiempo porque aún no se registran las candidaturas. 6. En México únicamente 9 mujeres han sido gobernadoras (7 electas y 2 provisionales). De 2015 a 2020 se han registrado 226 candidaturas, de las que solo 41 han correspondido a mujeres (18.14%) y 185 a hombres (81.86%), revelando una enorme desproporción.

¿Por qué 7 de 15? La autoridad señaló que, de las 32 entidades federativas, solamente 2 son gobernadas por mujeres, de las cuales, una se renovará en 2021, si 7 de las 15 gubernaturas que se elegirán en 2021 son ocupadas por mujeres, sumadas a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, se alcanzarían 8 mujeres en los ejecutivos estatales, por lo tanto, cerca de un 25 por ciento de estos cargos serían ocupados por mujeres. Reconociendo la deuda histórica que se tiene con ellas, no puede escapar del análisis la pugna con otros derechos igualmente válidos, como son la autoorganización de partidos políticos, el derecho a ser votado y los derechos de los grupos en condiciones de vulnerabilidad, así como la libertad de legislativa, la armonización de estos con la paridad es el quid del tema. Resulta indiscutible reconocer que las mujeres han tenido escasas oportunidades de ser candidatas y de ser votadas, la postulación paritaria se dirige a hacer efectivo el acceso al ejercicio de los poderes ejecutivos locales de ambos géneros en condiciones de igualdad. De quedar firme este criterio, no debe sorprendernos que el debate se traslade a la presidencia de la República. 

@promehernandez

 

COMPARTIR