Autoridades de Francia anunciaron que tras la reapertura de las discotecas, a partir del lunes 9 de julio, ya no será obligatorio el uso de cubrebocas presentado prueba negativa o un certificado de vacunación, teniendo en cuenta que el aforo en interiores es del 75 por ciento y en exteriores un cien por ciento.

La decisión fue anunciada públicamente tras una reunión en el Palacio del Elíseo entre el presidente francés, Emmanuel Macron, y representantes del sector del ocio nocturno, que urgían una reapertura de los locales tras 15 meses de cierre.

La única condición impuesta a estos locales, además de la ligera restricción de aforo, es que los clientes presenten un documento que señale tener la pauta completa de vacunación o una prueba reciente de diagnóstico negativo.

 

 

COMPARTIR