Luego de la explosión en la central nuclear de Chernobyl en 1986, la zona de exclusión sigue arrojando información importante para los biólogos. Y es quede acuerdo con recientes reportes, las vacas que quedaron abandonadas se comportan de una forma más salvaje que las que no se enfrentaron a este proceso. Te contamos lo que sabemos sobre este caso.

De acuerdo con trabajadores de la Reserva de Radiación y Biósfera Ecológica de Chernobyl –al hablar con RT–, el ganado vacuno abandonado pasa el tiempo en manada con un comportamiento muy extraño a diferencia de los animales domésticos.

¿La observación es reciente? Fue desde hace tres años que los biólogos trabajan en la zona, en donde notaron que los animales tenían comportamiento salvaje. Estos, se han adaptado a condiciones climáticas, informó la comunidad de la Reserva.

La manada de vacas, con comportamiento más salvaje, actúa con armonía, protegen con más atención a las crías y el ganado joven, por ejemplo, tiene mayor adaptación al clima frío.

Otro de los visibles cambios es que el toro viejo y fuerte de la manada no expulsa a los más jóvenes. En cambio sí los protege de los depredadores.

 

De acuerdo a la información que Clarín rescata “desde 2017, los empleados han estado realizando observaciones periódicas de este rebaño”, permitiendo así estudiar la domesticación de la vida silvestre, así como su impacto en áreas locales.

COMPARTIR