Juan José Romero 

Chilpancingo, 15 de julio de 2021.- El gobernador Héctor Astudillo Flores afirmó durante su mensaje con motivo de su sexto informe de labores,  que entregará una administración en marcha por lo que el próximo gobierno dispondrá de mayor capacidad de operación pero reconoció  que habrá escasez de  recursos económicos.

Dijo que  “entregaré un Guerrero con menos problemas y más oportunidades, debemos aprender de nuestra historia. Hay que evitar el desbordamiento de las pasiones políticas”.

Agregó que “es deseable que la próxima administración obtenga los apoyos necesarios para que desde su inicio ofrezca respuesta a las demandas en Guerrero”, señaló el mandatario estatal

Ante parte de su gabinete, y el representantes del presidente Andrés Manuel López Obrador, el mandatario estatal, refirió que en materia económica Guerrero dejará de recibir al cierre de esta administración más de mil 800 millones de pesos debido a la situación económica del país, sumado a la emergencia sanitaria por el Covid-19.

Lo que se tradujo en una caída drástica de los ingresos del país, en más de 8 por ciento y más del 38 por ciento de los ingresos petroleros que afectan la recaudación de ingresos presupuestarios y por ende los recursos destinados para las entidades federativas.

“Una menor recaudación afectó las finanzas del estado, solo la recaudación de ingresos de gestión cayó un 21 por ciento, 392 millones de pesos, esto es lo que le llamamos los ingresos propios estatales y las participaciones federales en más de un 8 por ciento respecto a lo programado”.

Y para este año, el escenario en materia económica se ha complicado aún más, porque  las reducciones han continuado, son saldos a cargos de las participaciones por más de mil 200 millones de pesos y se espera que al cierre del ejercicio de su administración ascienda a más de mil 800 millones de pesos.

Dijo además que la situación se agrava porque en este año ya no se cuenta con el fondo de estabilización de los ingresos de las entidades federativas conocidos FEIEPS que compensaba la situación de los ingresos con un apoyo especial para compensar la pérdida de participaciones  federales.

“Al protestar cumplir con la Constitución General de la República y la particular del Estado de Guerrero asumí el compromiso indeclinable de actuar conforme a la ley, de respetar la ley ello significa que antes que todo se debe velar por el interés general estableciendo las condiciones para la paz social, pero el cumplimiento de la ley y la paz social no son producto de buenas intenciones”, expuso.

Dijo que es indispensable gobernar para todos, lo cual no significa entregar el gobierno a todos lo cual obtendría una dispersión el poder Constitucional se disolvería en la anarquía, y afirmó que el gobierno es de todos ya que en un sistema democrático, ordena la mayoría para estar al servicio de todos, subrayó.

Astudillo Flores sostuvo que el gobierno no es un partido político ni patrimonio de nadie, y consecuentemente debe buscar acuerdo en el “desacuerdo”, soluciones en el conflicto y diálogo permanente con la disidencia, pues “gobernar es el ejercicio de la tolerancia y la inclusión, no se llega a buen puerto agitando las aguas, provocando o buscando generar tempestades”, apuntó.

Aseguró que gobernar Guerrero es difícil por su situación de pobreza y disposición a la rebeldía, y hasta veces sin claridad en el futuro, será aún más difícil gobernar sin espíritu de promover la concordia y el compromiso de atender las demandas sociales y a esto sumado los fenómenos naturales como sismos, huracanes entre otros.

Astudillo Flores recordó que en el año 2015,  a su llegada al gobierno del estado, la protesta amenazó la convivencia pacífica dejando la gobernabilidad en un hilo, por lo que se  ocuparon dos años de la administración en estabilizar la entidad, fortalecer las instituciones y hacer dinámica la relación entre los poderes públicos, los ayuntamientos, los partidos políticos, organizaciones sociales y empresariales.

Refirió que una prueba fehaciente de la gobernabilidad de la que hoy goza Guerrero es la celebración de elecciones pacificas en la entidad, y puso como ejemplo las pasadas elecciones del 6 de junio registrándose una elección con normalidad.

“Esta ha sido la elección más amplia y numerosa de la que se tenga memoria en la historia política de Guerrero, la participación ciudadana fue ejemplar se instalaron 4 mil 840 casillas, en las que participaron como funcionarios más de 33 mil 800 personas”, refirió.

El mandatario guerrerense hizo un llamado para atender nuevamente el problema que amenaza nuevamente en el tema de la pandemia pues la aceleración de contagios ha llamado la atención, por lo que insistió en el llamado a los guerrerenses a continuar con las medidas sanitarias y los cuidados necesarios porque el Covid-19 no ha terminado.

El ejecutivo del estado también reconoció el apoyo del Presidente Andrés Manuel López Obrador, y su disposición de escuchar a los guerrerenses cuando visita la entidad demostrando esto en sus 14 visitas que ha hecho.

 

COMPARTIR