En Oaxaca, se registraron inundaciones y escurrimiento de ríos por las fuertes lluvias que se han presentado en la entidad, por ello, se activó el plan de emergencia y apoyo para la población.

El gobernador del estado, Alejandro Murat, ordenó aplicar el plan de emergencias por reportes relacionados con cortes de energía, deslaves, derrumbes carreteros y localidades incomunicadas en la Sierra Norte.

Por ello, elementos de la policía estatal y brigadistas de la Coordinación Estatal de Protección Civil han desplegado protocolos para atender a la población afectada.

A través de Twitter, el mandatario estatal pidió a la población evitar salir a la calle ante los riesgos que puedan generar las inundaciones en algunas zonas.

En la ciudad de Oaxaca, los escurrimientos de los ríos Atoyac y Salado, afectaron unas cinco colonias de la zona de Candiani, Cinco Señores, Santa Rosa y partes bajas del municipio de Santa Cruz Xoxocotlán, además de Santa Lucía del Camino.

Personal de protección civil atendió las anegaciones de agua en algunas casas y trataron evacuar a las familias en riesgo, pero hubo casos en que la población se negó a salir y trasladarse a los albergues habilitados, pues temían que sus domicilios fueran saqueados por la rapiña.

Asimismo, se reportaron siete vehículos atrapados por encharcamientos severos en el Parque del Amor, la avenida Símbolos Patrios, la colonia Santa Anita, la avenida Universidad, Puente Bicentenario, el cual fue suspendido al paso vehicular; así como en Santa Rosa, Montoya, calzada Madero, Pueblo Nuevo, Viguera y columpio de Ixcotel.

El titular de Protección Civil estatal, Oscar Valencia, informó que el exceso de agua y basura en algunas alcantarillas causaron que colapsara la red del drenaje en varias zonas de la capital, entre ellos la zona del mercado de abasto.

Aumenta nivel de ríos por lluvia

El río San Felipe en la zona norte de la ciudad de Oaxaca aumentó su nivel hasta un 50 por ciento, al igual que el río Salado en un 70 por ciento; mientras que el río Atoyac se encuentra cerca de rebasar su escala crítica, lo que causó escurrimientos que afectaron algunas zonas habitadas, de acuerdo con reportes de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Por lo que se refiere a las presas Benito Juárez y Yosocuta, estas se encuentran al cien por ciento de su capacidad, sin que ello aún represente un riesgo para la población.

Sin embargo, se mantiene monitoreo permanente para vigilar el aumento de niveles de arroyos, ríos y presas en el estado por la presencia de las tormentas.

Cuatro pueblos están incomunicados

En la zona mixe de la Sierra Norte se reportaron cinco deslaves y deslizamiento de laderas que mantienen a cuatro poblados incomunicados.

Al lugar se ha trasladado maquinaria pesada y personal de Caminos y Aeropistas (CAO), así como de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), para retirar los escombros de los tramos afectados.