Celso Sánchez

Amables lectores, por fortuna, nos ha tocado (a ustedes y a mi), vivir una experiencia maravillosa, si, la elección más grande en la historia de México, la renovación de quince gubernaturas, congresos locales, presidencias municipales (con todo y sus regidores y síndicos), pero también hemos podido ver que el pueblo es sabio y no se equivoca, y que cuando se equivoca, sabe corregir, dicho en otras palabras, el pueblo es el único depositario del poder, así lo demostró al no ratificar a varias alcaldías de la ciudad de México, gobernada por una brillante mujer, pero que a la población no se le permitió elegir a quienes quiso y eso es lo importante, lo mismo paso en el estado de México y otras entidades, para fortuna nuestra, guerrero y acapulco quedaron en manos de personas identificadas con el partido del presidente de la república (morena), es decir, se le arrebato al PRI la gubernatura y se ratificó la alcaldía de acapulco a morena, sin importar el pésimo papel que está desempeñando la actual alcaldesa, a quien de plano le quedo grande el puesto, (que triste por ella), porque perdió la oportunidad de ser reconocida antes que lo haga la historia y todo eso por lo ya comentado, el pueblo sabe lo que hace.

Lo importante es lo que sigue: ya se demostró que podemos quitar y poner a los funcionarios, pero debemos tener valor cívico para hacerlo y no ser contemplativos, ojalá y la dra. Adelina ordene levantar los cientos de toneladas de basura que hay a lo largo del municipio, los cientos de baches igualmente, y ordenar levantar las toneladas de escombros y estorbos que “adornan” nuestras calles, ya sean de primera, de segunda o de quinta categoría, todos merecemos calles limpias, sin falta de alcantarillas, con banquitas y guarniciones pintadas y en óptimas condiciones, el cambio de la obsoleta señalización , los semáforos que solo sirven para vergüenza del puerto más hermoso del mundo por sus bellezas naturales…

Que tengamos seguridad  y se frenen los crímenes, sobre todo de las mujeres, que hagan respetar los reglamentos de tránsito  y vialidad, que se respeten los límites de velocidad y se retiren de nuestras calles esas “chatarras” rodantes y las que están en plena vía pública desde hace años, etc, etc.

Dra. Adelina, acapulco carece de agua potable, de alumbrado público, pero, sobre todo, carece de un “señorío” que lo ha perdido, hoy es una ciudad de esas del “montón”, ya dejo de ser el paraíso de américa y la capital mundial del paisaje, todo por las pésimas administraciones que hemos padecido. 

Ojalá y con usted sra. Presidenta electa, nos vaya mucho mejor, le deseo éxito y que dios la bendiga e ilumine para salir exitosa.

 

COMPARTIR