Por Eduardo Flores Salado

El artista guerrerense Armando Carmona Quezada afirma que sigue enamorado de Acapulco, debido a que es un puerto  que ha visto nacer a millones de familias y que inspira a los compositores.

“Utilizamos el lenguaje del alma y del espíritu, donde a través de lo que pensamos narramos lo que sentimos, lo que llevamos dentro, las ansias, las inquietudes, y estamos encauzados en el área del amor y el desamor.”, dijo.

Sobre sus inspiraciones comentó que “el pensamiento genera las ideas y estas se transmiten a través de la música, pero ¿qué es la música? Es el lenguaje del alma y el espíritu. Y lo que mueve a todas estas cosas es el amor y ¿qué es el amor? El amor es el invento más grande que hizo Dios nuestro creador, porque a través del amor existe la vida; el amor es el corazón umbilical de la vida y mueve al universo”.

Al hablar de sus raíces el compositor y arreglista Guerrerense Carmona Quezada dijo: “Soy oriundo de Chilpancingo, Guerrero, en ese Chilpancingo de mis amores enterré el cordón umbilical, pero en Acapulco enterré mi corazón y ha sido la fuente de mi inspiración y de todas mis inquietudes, donde llevo toda una vida”.

Sobre la conmemoración del Día del Compositor, expresó que este es un homenaje que se dedica a esos tipos especiales que existen en este mundo, que se dejan llevar por lo que traemos dentro del corazón.

Armando Carmona también nos dio a cocer varias historietas de su vida como compositor e intérprete de las cuales retomamos que fue denominado como el “El compositor astral”. 

 

COMPARTIR