Pocos creerían si les dijeran que hace un año los Pumas de la UNAM peleaban por el liderato de la tabla general y que, además, en pocos meses estarían disputando una nueva final del futbol mexicano, llegando a esta instancia por encima de otras grandes escuadras como Tigres, Cruz Azul, Monterrey o América; hoy es casi imposible imaginar al equipo que actualmente dirige el mismo Andrés Lillini plantarle la cara a cualquiera de estos sinodales.

Los Pumas, que recientemente anunciaron a Miguel Mejía Barón como su nuevo vicepresidente deportivo, marchan penúltimos de la tabla general en el Apertura 2021 con solo seis puntos, diez menos que los cosechados hace un año, en casa ya no son el equipo fuerte de antaño, ni con su famoso horario del domingo al medio día, ni jugando los sábados por la tarde; de visita prácticamente son un cheque en blanco para sus anfitriones.

TRES VISITAS AL HILO

En casa solo han ganado un partido de cinco posibles y de visitan han perdido todos, pero de visita los han perdido todos, tanto con rivales de poder como Rayados y Toluca, como contra equipos de su mismo calibre como Necaxa, y es precisamente en este renglón donde el equipo vivirá tres semanas de pesadilla donde necesitarán triplicar esfuerzos para dar la campanada en tres juegos seguidos en calidad de visitante.

El juego ante Chivas fue el último que jugaron en CU hasta el próximo 17 de octubre, cuando en la jornada 13 reciban a los Bravos de Juárez, hasta entonces, deberán encarar tres duelos complicados en calidad de visitante; primero ante el Mazatlán FC, el único donde podrían competir por los tres puntos, pero después se meterán al Volcán para hacer frente a los Tigres, un estadio donde no salen victoriosos desde hace siete años.

Para terminar, visitarán el Estadio Azteca, donde se medirán al Superlíder América en el Clásico Capitalino, un partido bastante disparejo pero que los de la UNAM siempre juegan a muerte por tratarse del odiado rival, ahí, el coraje y la garra universitaria podría dar una sorpresa mayúscula en contra de los americanistas.

COMPARTIR